lunes, noviembre 28, 2005

HISTORIAS DE ENTRETÉN Y MIENTO


Me acaba de enviar mi amiga Gabriela de la Peña desde Saltillo (Coahuila de Zaragoza-México), el número 150 de la revista Entretén y miento, que edita con pasión y entrega Jaime Torres Mendoza.

Hace 17 años celebramos la aparición de nuestra revista en el universo de la literatura. En su momento fue todo un acontecimiento que vino a refrescar el panorama editorial de entonces y, al mismo tiempo, se constituyó en el espacio idóneo para que los escritores confirmaran su quehacer a través de las páginas de esta publicación”. Dice el editor en su Umbral que celebra el advenimiento y, sobre todo, la permanencia de una revista que ya alcanza su mayoría de edad; cosa bastante difícil en estos tiempos de globalización y culto a las experiencias light, signados por la salvaje ley del mercado.

En este número redondo y mágico, bella y sutilmente ilustrado por Yasmín Ramírez García, se dan cita las voces de hombres y mujeres que narran historias y tejen versos con ternura y alegría.

En Mar de Arena se condensan relatos asombrosos y cotidianos tan frescos como el agua que rezuma en la playa. Allí está “El Dios cabeza y el niño cara de tigre”, de Horacio Elías Afganis Díaz; “Había una vez una rana…” de Gabriela de la Peña Astorga; “Feliz”, un cuento corto de Roberto Solís Abraham; “Ella no lo era” de Dulce María Arvizo Menéndez; “Luego los truenos”, de Rafael Rivero Palomares; “Los amantes”, de Javier Grimaldo, y “Teoría de las colas”, de Óscar F. Guajardo Garza.

En Lluvia de temporal están las palabras tejidas desde la incertidumbre de la partida, la ingenuidad de la primera adolescencia y la nostalgia del amor perdido. Allí están los primeros versos de Perla Cecilia Leija Ramos con la sorpresa y ternura de sus 14 años, y los de Ileana Silva Dávila que busca la palabra para asir el recuerdo de unos ojos ya idos. Y también “El preludio para un viaje” de quien esto escribe.

Historias que se encuentran, palabras que se abren para re-crear el mundo en una publicación transparente, clara, casi minimalista, que no hace ninguna concesión a la vanidad formal ni conceptual. No hay nada que desvíe la atención de lo fundamental: la palabra desnuda. Así, desde el Umbral del editor hasta la última página, sólo existen las voces transparentes de quienes escriben.

¡Enhorabuena por estos 17 años y sus 150 números que seguro serán muchos más!
Historias de Entretén y miento no. 150, Revista literaria del Consejo Editorial del Estado, Gobierno del Estado de Coahuila, Saltillo, México 2005

Martha Cecilia Cedeño Pérez

viernes, noviembre 25, 2005

ESTADOS UNIDOS VERSUS AMÉRICA LATINA

Miller Dussán, profesor de la Universidad Surcolombiana (Neiva – Colombia), me ha reenviado este interesantísimo artículo de Immanuel Wallerstein que refleja los nuevos matices en las relaciones entre Estados Unidos y América Latina actualmente.

Estados Unidos versus América Latina
Traducción: Ramón Vera Herrera

El severo rechazo a la diplomacia de Bush en la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, Argentina, el 4 y 5 de noviembre pasado, fue, en cierto sentido, la culminación de casi dos siglos de difíciles relaciones entre Estados Unidos y el resto del continente americano. No surgió de la nada, y seguramente no es el fin de la historia, que, desde el punto de vista estadounidense, va cuesta abajo constantemente.

Con la doctrina Monroe, desde 1823 Estados Unidos proclamó que América, el continente, era su reserva privada. Con esta doctrina Estados Unidos saludó la independencia de muchas de las antiguas colonias de España y advirtió a las potencias europeas que no intentaran entrometerse nunca más en el continente. Por supuesto no se le extendió un reconocimiento semejante a Haití, Estado dominado no por colonizadores blancos sino por ex esclavos negros y colorados libres. Washington se negó a reconocer a Haití hasta 1862 (cuando la secesión de sus estados esclavistas alivió algo de la presión que pesaba sobre el gobierno estadounidense). Sin duda Estados Unidos no tenía manos libres en América Latina; durante todo el siglo XIX Gran Bretaña era todavía la fuerza económica (y política) dominante en la región.

Pero lentamente Estados Unidos estableció su primacía en México (después de varias escaramuzas militares), en el Caribe (especialmente después de la guerra hispano-estadounidense) y eventualmente en Sudamérica. A principios del siglo XX se sintió en libertad de arrancar a Panamá de Colombia (para construir el canal) y de enviar marines a imponer su orden (y defender sus intereses corporativos) en varios estados centroamericanos y caribeños presumiblemente soberanos.

La política del gran garrote que implicó una intrusión imperial abierta, fue básicamente la única que ejerció Washington hasta 1933, cuando Franklin Roosevelt proclamó en sustitución la política del buen vecino, y la aplicó a Cuba, México y Puerto Rico, entre otros sitios. Después de eso no se abandonó del todo el gran garrote (la invasión de Bahía de Cochinos en Cuba en el periodo de Kennedy, los marines enviados a República Dominicana en el gobierno de Johnson, la invasión de Granada con Reagan y la de Panamá en el régimen de George Bush padre). Tampoco debemos olvidar las innumerables veces que Estados Unidos respaldó de modo encubierto golpes militares (notablemente en Guatemala, Brasil, Chile y -sin éxito- en 2002 en Venezuela). Pero el gran garrote alternaba con diplomacia más suave. Y fue una diplomacia más suave la que George W. Bush intentó usar de manera torpe en Mar del Plata.
No funcionó. ¿Por qué? Mientras que en cierto sentido Bush no intenta nada nuevo en América Latina, pues meramente continúa en la región las políticas de sus predecesores, sus aventuras en Irak han estorbado la capacidad de que esta política funcione. Al tratar de empujar -de manera muy lamentable- su política de intimidación machista en Medio Oriente, Bush ha minado radicalmente el nivel de respaldo mundial para su país y al tiempo ha amarrado los instrumentos de su fuerza (militar, financiera y política). La culminación de dos siglos de dominación en América Latina es la imagen de Estados Unidos como un gigante con los pies de barro. Tan sólo miremos la serie de golpes al poderío y el prestigio estadounidenses que se asestaron antes y durante Mar del Plata.
El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, abrió la reunión con un discurso en el que declaró que Estados Unidos tenía la "inescapable e inexcusable" responsabilidad por las políticas que condujeron a la pobreza y a una tragedia social en América Latina. Específicamente citó el consenso de Washington y las políticas de ajuste estructural del Fondo Monetario Internacional. Pese a que éste es el lenguaje tradicional de la izquierda en América Latina, es probablemente la primera vez que el anfitrión de una reunión internacional dice esto en público con el presidente estadounidense enfrente. ¿Se retiró Bush? No, refrenó la lengua y se concretó a alabar a Kirchner por las mejoras que ha logrado en la economía argentina.
Entretanto, Hugo Chávez, el presidente de Venezuela que se ha tornado la gran némesis de Estados Unidos, habló frente a un público vasto, y denunció las perfidias de Washington. Se le unió, entre otros, el gran héroe del fútbol argentino (y de América Latina) Diego Armando Maradona, quien aprovechó la ocasión para decir que "Fidel (Castro) es Dios, y Bush es un asesino". Puede que las estrellas del soccer no califiquen como analistas políticos, pero tienen mucha influencia en la opinión pública.
La reacción estadounidense a Kirchner e incluso a Chávez fue suave porque Estados Unidos se concentraba en que saliera algo de la cumbre -un compromiso, la confirmación de un compromiso-: lograr el Área de Libre Comercio de Las Américas (ALCA). Aquí Estados Unidos se topó con un bloque de granito: los cuatro estados que conforman el Mercosur -Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay-, más Venezuela, dijeron que no. El presidente de México, Fox, intentó reclutar a los otros, pero sin Brasil, Argentina y Venezuela el ALCA está, como proclamó Chávez, "muerto y lo estamos enterrando aquí". Y mientras, esos mismos países fortalecen sus lazos económicos con Europa y China en detrimento de Estados Unidos.
Bush ha impulsado dos cosas en América Latina: el ALCA, ahora muerto, y aislar a Cuba. Aunque Cuba no fue invitada a la cumbre (Bush no habría venido en ese caso), justo pocos días después la Asamblea General de Naciones Unidas votó una vez más -y con la más alta votación hasta el momento (182 a 4, con una abstención y cuatro países que no votaron)- en favor de poner fin al bloqueo a Cuba. Lo más que pudo lograr Estados Unidos de América Latina fueron dos "no votos", de Honduras y Nicaragua.

Finalmente, aunque en Mar del Plata México fue uno de los pocos defensores públicos de Estados Unidos respecto del ALCA, poco días antes México había ratificado el tratado de la Corte Internacional de Justicia, y específicamente rehusó firmar el llamado acuerdo bilateral de no rendición que Estados Unidos insiste en obtener en todas partes para sus propios soldados.
La doctrina Monroe está muerta. Y pocos lo lamentan.
© Immanuel Wallerstein

miércoles, noviembre 23, 2005

"LAS CIUDADES Y LOS TRUEQUES", DE ITALO CALVINO

"Paisaje urbano 21". Autora: Lina María Cedeño Pérez

En Cloe, gran ciudad, las personas que pasan por la calle no se conocen. Al verse imaginan mil cosas las unas de las otras, los encuentros que podrían ocurrir entre ellas, las conversaciones, las sorpresas, las caricias, los mordiscos. Pero nadie saluda a nadie, las miradas se cruzan un segundo y después huyen, buscan otras miradas, no se detienen.
Pasa una muchacha que hace girar una sombrilla apoyada en su hombro, y también un poco la redondez de las caderas. Pasa una mujer vestida de negro que representa todos los años que tiene, los ojos inquietos bajo el velo y los labios trémulos. Pasa un gigante tatuado; un hombre joven con el pelo blanco; una enana; dos mellizas vestidas de coral. Algo corre entre ellos, un intercambio de miradas como líneas que unen una figura con otra y dibujan flechas, estrellas, triángulos, hasta que en un instante todas las combinaciones se agotan y otros personajes entran en escena: un ciego con un guepardo sujeto por una cadena, una cortesana con abanico de plumas de avestruz, un efebo, una jamona. Así entre quienes por casualidad se juntan bajo un soportal para guarecerse de la lluvia, o se apiñan debajo del toldo del bazar, o se detienen a escuchar la banda en la plaza, se consuman encuentros, seducciones, copulaciones, orgías, sin cambiar una palabra, sin rozarse con un dedo, casi sin alzar los ojos.
Una vibración lujuriosa mueve continuamente a Cloe, la más casta de las ciudades. Si hombres y mujeres empezaran a vivir sus efímeros sueños, cada fastasma se convirtiría en una persona con quien comenzar una historia de persecuciones, simulaciones, malentendidos, choques, opresiones, y el carrusel de la fantasía se detendría.
Italo Calvino, Las ciudades invisibles, Siruela, Madrid, 1998, pp. 65-66

UN CUENTO DE ANA ZULEIKA

El Mundo de Juan Claudio
Primera Parte

Ana Zuleika


En el mundo de Juan Claudio el pecado era una idea, una advertencia apenas, contenida en el Libro Sagrado ¡Amén!

Los locos -esos honestos suicidas- estaban prohibidos, el deseo era una cosa de películas, los vicios un recurso para la escritura de otros lados, por supuesto.

En el mundo de Juan Claudio había un solo prototipo humano: el de la falsificación institucionalizada.

Las primeras medidas eliminatorias de la naturaleza humana que Juan Claudio dio a conocer con un cartelón pegado a las puertas del que consideraba su mundo, fueron recibidas con cierta molestia, acompañada de una incomodidad destinada a ser susurrada en los espacios “seguros”, tomadas, por cierto, las precauciones necesarias.

Pronto, en el mundo de Juan Claudio todos se dieron cuenta de que la supervivencia pendía de dos hilos: el refinamiento de las apariencias y la paciencia ante la espera; estaba claro que en el mundo de Juan Claudio nada era eterno. Había que esperar, eso era todo. Y mientras, bailar con maestría al son de la tonada descolorida de Juan Claudio, quien no podía siquiera imaginar el sublime misterio de una danza colectiva que marca con exquisito detalle la sincronización de razones particulares sobre un mismo suelo.

De modo que del mundo de Juan Claudio se fueron los colores, los contrastes, y huyó sin aviso la hermosísima metáfora de la luz transformada en mil destellos espontáneos, irrepetibles.

Todos, capitanes, generales y soldados rasos aparecían en el mundo de Juan Claudio con el uniforme gris de la mediocridad, como marcaba el reglamento 53479-Bis, “el traje de la estandarización sin conflictos”, se ufanaba Juan Claudio en decir a quien debiera escucharlo la tarde en turno.

Afuera, en el mundo que no era el de Juan Claudio, las cosas eran bien distintas; y sólo fuera de su perímetro era posible la vida. Esa que corre riesgos, que comete errores y tonterías, que vibra de emoción y arrojo ante los retos cotidianos, a veces buscados, otros sorpresivos; unos bienvenidos, otros maldecidos. Retos ínfimos, no artificiales, acordes con la sinfonía universal, atemporal: normal.

Palabra ésta, “normal”, que Juan Claudio creía dominar con un don venido de Lo Alto, de lo perfecto, de lo correcto y lo conveniente.

Desconocía Juan Claudio que pudiera haber otro tipo de normalidad, de estética o de ética (palabras que de haber escuchado alguna vez, hubieran sonado a sus oídos a blasfemia condenatoria). Fuera de su mundo sin errores, por lo tanto, Juan Claudio no podía imaginar realidades otras, placeres otros, vida otra.

Para Juan Claudio, cualquier desbordamiento, la más mínima irregularidad amorfa, representaban un peligro, un tumor que había que extirpar públicamente, a poder ser. No fuera a suceder que esto fuera un cáncer que mágicamente trasmutara a virus incontrolable que hiciera perder el equilibrio perfecto de su tablero de ajedrez; que tanto trabajo, tanto empeño, y tanto liderazgo le había costado construir. La mano dura no era algo que se diera en árboles frutales. ¡No, señor! Había que ejercitarla, hacer de ella una máquina sin margen de error. La mano dura desgastaba, ¡cómo no! y Juan Claudio no iba a permitir que nada ni nadie estropeara su desvelo obsesivo de tantos años.

Así es que el mundo perfecto de Juan Claudio funcionaba de nueve a seis. Sin retrasos ni caídas en el sistema. Y los habitantes de ese mundo aprendieron a fingir, a resignarse a ser habitantes del juanclaudismo durante ocho horas al día. Y a vivir, respirar y vibrar en libertad fuera de él, con toda puntualidad, después de las seis de la tarde, de lunes a viernes.

Los habitantes del mundo de Juan Claudio crearon los más fascinantes mundos alternos; lejos, muy lejos del radio de ese otro universo de porcelana que se instalaba con esmero e insultante visibilidad en medio de la ciudad.

viernes, noviembre 18, 2005

¡BARCELONA VIVE!

Barcelona está más viva que nunca pese a las medidas que desde las instancias gubernamentales se quieren adoptar para homogenizar las calles, pero sobre todo a sus transeúntes. A quienes las sienten, las padecen, las usan, las experimentan, las llenan de movimientos casi siempre impredecibles pero con sus propios ritmos internos.
Calles plenas de cuerpos que parecen tejer cualquier cosa menos un vestido homógeneo y plano (esto último, sin duda, haría felices al Alcalde Clos y a todos los encargados de planificar y organizar la ciudad sean de izquierdas o derechas ¿hay acaso alguna diferencia entre ellos?).
Calles "sucias" de color y de acciones. Calles "sucias" de sonidos, olores y visiones. Calles "sucias" que se han de limpiar para que puedan ser mostrables a los turistas ávidos de paisajes perfectos, de fiestas y de sexo.
.
Calles por donde discurre la vida imperfecta de los desheredados que ahora tienen ojos y cara y una voz siempre en off y cuya presencia desentona con la distribución ortogonal, con los Sky line donde los grandes grupos inmobiliarios se frotan las manos con una sonrisa (en la búrbuja caben pocos).
.
Prohibido escribir en las paredes con el dedo gordo
prohibido escupir en las aceras
prohibido devolver (es mejor ahogarse en los vómitos)
prohibido mear detras de los árboles o los contenedores o en los recodos de las esquinas (sólo los perros pueden hacerlo)
prohibido colgar ropa en los balcones (así se ondea más la miseria)
prohibido dormir en los bancos, en los atrios de las iglesias, en las aceras abandonadas (¿No existe acaso el Arts?)
prohibido beber alcohol en la calle sobre todo si se compra a los vendedores ambulantes de Pakistán, de Marruecos, de Ecuador...
prohibido trabajar en las esquinas con los labios pintados
prohibido informar, gritar, pegar carteles, flores de papel, hacer acampadas en la calle
prohibido vender sueños y canciones y sudores
prohibido ser pobre, negro, gitano, "inmigrante", joven, libre...
.
Está permitido, sin embargo:
El cobro de comisiones en obras públicas (¿sólo un 3%?)
La privatización de los espacios públicos
La especulación y el mobbing inmobiliario
La exclusión social
La segregación espacial y humana
La conversión de la ciudad en una maqueta turística
El arrasamiento de barrios y el consecuente desalojo de vecinos.
La construcción de paisajes temáticos asépticos
La precariedad laboral
El control, la vigilancia y la regularización social...
¿Alguien pide más?
.
Martha Cecilia Cedeño Pérez
Aquí van dos convocatorias que muestran la otra cara, aquella que se niega a convertir en un elemento dócil y pasivo; un objeto pusilánime de las intenciones estandarizadoras de la polis.
.......................................................
.
Ja prou! La insolència de Joan Clos ja passa de mida! Aquest cop s’han passat! Els forçarem a rectificar i a obrir el debat a la ciutadania!
CONCENTRACIÓ UNITARIA D’OPOSITORS A L’ORDENANÇA PEL “CIVISME” NO VOLEM EL CONTROL AUTORITARI I LA PENALITZACIÓ DE LA DIVERSITAT DE FORMES DE VIDA I D’EXPRESSIÓ A BARCELONA
Dimarts 22 de novembre a Plaça Sant Jaume De 19h fins 20h30 (quan surtin els membres del Consell de Ciutat)
Convoquen: barcelonins civiquíssims i molestos amb l’autoritarisme municipal
Fem la concentració simultàniament al Consell de Ciutat que estarà deliberant, dins de l'Ajuntament, sobre l’ordenança de 18h a 20h30.
No podem deixar que intervinguin així les nostres vides i no aixecar la veu.
.
L’ORIGEN DEL “PROBLEMA”:
Aquest estiu alguns mitjans de comunicació van focalitzar-se en els indigents a Ciutat Vella i els aldarulls entre antiavalots i joves a les Festes de Gràcia. Per exemple, des de juliol, La Vanguàrdia ha dedicat 32 portades a l’incivisme! D’aquesta manera han posat la paraula incivisme de “moda”, i molts ciutadans s’han espantat i han començat a exigir mà dura amb els incívics.
.
CALENDARI DE L’ORDENANÇA PEL “CIVISME”:
1- El PSC llança una proposta d’ordenança contra l’incivisme, i el 9 de novembre s’aprova la proposta del govern amb el recolzament del PSC i ERC, s’abstenen CiU, PP i IC-EUiA.
2- Ara s’ha publicat en el diari oficial i hi ha un mes per presentar al·legacions. La proposta és: http://w3.bcn.es/fitxers/ajuntament/
3- El 22 de novembre es porta el tema al Consell de Ciutat que se celebrarà de 18h a 20h30. L’Ajuntament diu que el Consell de Ciutat és el màxim organ consultiu i de participació de la ciutat de Barcelona. Està integrat per polítics, algunes entitats i personalitats públiques escollides pels districtes, per entitats i personalitats proposades per l’Alcalde, per persones a títol individual, i per representants dels Consells Sectorials (Educació, Benestar Social, etc...). És merament consultiu, però estaria lleig que passessin del que digui.
4- I finalment, el 23 de desembre s’ha d’aprovar finalment la proposta en un ple municipal.
.
I LA CIUTADANIA?
A banda d’això, la ciutadania reacciona.
- El 8 de novembre LICIT i la Plataforma Treball Sexual i Convivència realitza una concentració a la Plaça Sant Jaume amb unes cinc-centes persones.
- El 15 de novembre se celebra la taula rodona “Ordenances municipals: per quin model de convivència apostem?” amb la participació de: Consell de la Joventut de Barcelona, FAVB, Plataforma Treball Sexual i Convivència, SOS Racisme, Associació Europea d’Advocats Demòcrates, Comissió de Defensa del Col·legi d’Advocats, Observatori DESC, Observatori Sistema Penal i Drets Humans i Projecte Dret al Dret.
Totes les entitats valoren que cal més debat perquè l’ordenança que està a punt d’aprovar-se és massa extensa, té un enfocament totalment inadequat, autoritari, punitiu, arbitrari i persegueix sobretot a col·lectius precaritzats i empobrits (joves, prostitutes, indigents, captaires, immigrants, músics de carrer, top manta,...). Es faran al·legacions a la proposta.
.
HI HA "INCIVISME" A BARCELONA?
A Barcelona, hi ha problemes molt greus (molt incívics de fet...) però que no s’enfoquen: comissions del 3% en les obres públiques, especulació financera, privatitzacions (per exemple la de Parcs i Jardins), precarització laboral, marginalitat, omnipresència dels cotxes, ciutat-aparador-turístic, intent de control social per part de l’Ajuntament, selecció d’alumnes a les escoles privades subvencionades amb diners públics, etc...
I, en canvi, el problema són únicament els ciutadans... i és especialment greu l’esperit de la normativa, ja que sembla que l’Ajuntament vulgui que al sortir de la feina ens tanquem a casa i no discutim cap decisió municipal. Es coharta la llibertat d’expressió ja que volen controlar (i poder vetar) la difusió de crítiques i opinions, i poder impedir l’exercici de la lícita i necessària protesta social enfront dels poders públics. Som al “1984” o al 2005?
Malgrat algunes modificacions a la proposta inicial, el PSC s’enorgulleix que l’esperit de l’ordenança segueix en peu, per tant els moviments socials i el sector associatiu ja podem començar a tremolar. Ens cauran pals i multes per on vulguin:
- La Guàrdia Urbana no haurà de consultar al Jutjat de Guàrdia per prescintar i desallotjar locals sense previ avís.
- La Guàrdia Urbana tindrà carta blanca per interpretar l’us indegut de la via pública, i ho farà complir pressumiblement el cos antiavalots de la Guàrdia Urbana.
- No es poden posar pancartes, ni cartells, ni adhesius. Ni repartir octavetes. - No es poden fer acampades de protesta.
- Es podrà exigir una pòlissa d’assegurança per a organitzar actes a la via pública. - Es podrà exigir als convocants de manifestacions que dipositin una fiança per pagar possibles grafittis, desperfectes,...
- No es poden posar paradetes informatives.
- ... Amb aquesta ordenança a la mà, l’Ajuntament podrà impedir les protestes que no li interessin, prohibir-les, multar-les i rebentar-les amb els antiavalots, com ja ha vingut passant últimament, però ara amb un paraigües legal sòlid.
Ells són els perillosos! Aquest us autoritari dels càrrecs públics sí que és incívic! Si no reaccionem ara, després els tindrem a sobre quan ells vulguin!! No badem!!! Cal fer sentir la disconformitat ara!
.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
CONVOCATORIA PARA CHABOLEAR BARCELONA
.
El 26 y 27 de noviembre vamos a chabolear Barcelona
Convocamos a una manifestación el día 26 a las 17h en Arco de Triufo. La manifestación se dirigirá al Parlament de Catalunya a entregar la Carta de Mesures contra la Violencia Inmobiliaria y Urbanística. A continuación construiremos chabolas y artefactos habitables alrededor del Parque de la Ciudadela iniciando un asedio al Parlament. Se retransmitirá en un programa de radio en directo y se ambientará la zona.
A las 20h se proyectarán vídeos de conflictos urbanos. Habrá cena popular y un concierto a las 22h. Nos quedaremos a dormir y habrá sitio para bastante gente.
El domingo 27 se recibirá a la manifestación contra la Cumbre Euromediterranea Barcelona +10 con una acción sorpresa para apropiarnos del suelo y del territorio y con una comida de “carmanyola”.
El día 19 a las 17h haremos un taller para planificar las chabolas en Miles de Viviendas (Pg. Joan de Borbó, 11). Está por confirmar otro taller en la Quimera (Verdi). La próxima reunión es el 20 de noviembre a las 18h en Miles de Viviendas.
Más información en chabolear.blogspot.com
Puedes escribirnos a Chabolear@hotmail.com
Los colectivos y personas afectadas por la actual situación del mercado inmobiliaria quedan convocadas a la manifestación y a la construcción de chabolas. Una manifestación para emplazar a las administraciones a actuar contra la violencia inmobiliaria requiere el máximo de apoyo. (El cartel que convoca la manifestación contra la cumbre Euromediterranea anuncia el apoyo al chabolear Barcelona.)
.
VAMOS A CHABOLEAR BARCELONA
Viviendas a la altura de tu precariedad 26 noviembre 2005
.
Ante una política inmobiliaria y urbanística que nos cucarachea vamos a improvisar viviendas y a hacer habitables espacios insólitos.
Las chabolas hicieron grande Barcelona, las chabolas fueron un espaciamiento que se desentendió de las restricciones y rompió los limites al uso del espacio público. La autoconstrucción se hace contra el hacinamiento y la expulsión. Desde luego que no vamos a reeditar los confinamientos del barrio-gueto y a quedarnos enrocados en la autocompasión y el victimismo acusica. Vamos a construir lugares. Lugares desde los que pivotar cambios de trayectoria y vivir tiempos de trayectoria imprevisible. Nuestra rabia va a ser el clima de la ciudad, contra el fascismo cívico, vamos a crear los ambientes de deserción de la ciudadanía.
La autoconstrucción se desentiende de cómo se ha repartido el suelo. Ese reparto no tiene mas base que la amenaza, la represión y el saqueo. (Ej. Can Caralleu, Torre Baró…). La política urbanística sigue siendo un reparto de cartas trucadas, una baraja de la precariedad dominada en la que cada día a diez o veinte les sale desahucio, a mil les toca dormir en el cajero o en la calle, a diez mil Prozac para ir tirando, y a un millón seguir viviendo desesperadamente. Nos desentendemos de la sonrisa del crupier empleado de la banca. Reciclando sus materiales vamos a vivir dentro de la gran tienda. Con materiales y tecnologías de la gama “encontrados” vamos a hacerla habitable. En el Salón de la Autoconstrucción se exhibirán prototipos de vivienda ubicables en distrito postal a elegir. Duplex en plazas de aparcamiento, segundas residencias en andamios, punto de siesta en aparcamiento para motos, campamentos en los parques y plazas, lofts en entradas de metro, cabañas en el techo de las paradas de autobús, campamentos flotantes frente a la playa, viviendas con huerto en Collserola, transformación de viviendas okupadas…
Nuestra rabia va a ser el clima de la ciudad, Vamos a crear los ambientes de deserción de la ciudadanía.
¡Vamos a chabolear Barcelona!

JORNADAS CULTURALES COLOMBIANAS EN BARCELONA

JORNADES CULTURALS COLOMBIANES
MOVIMENTS SOCIALS DE DONES A COLÒMBIA
Lloc: L’Antic Teatre. . C/ Verdaguer i Callis 12 .Tel i fax: 00 34 93 315 23 54. Metro: Urquinaona
______________________________________


EL COLECTIVO MALOKA COLOMBIA INVITA EL PRÓXIMO MARTES 22 DE NOVIEMBRE A LAS 21H EN EL ANTIC TEATRE...


Proyección de la película MARIA CANO sobre la vida de esta lider socialista. Dirigida por Camila Loboguerrero, considerada como la primera mujer en Colombia que incursionó en la dirección del largometraje.

SINOPSIS:

Colombia años 20. El país recibe la indemnización por Panamá y se abre al crédito externo para emprender grandes obras de desarrollo. Crece la masa de trabajadores, aunque no mejoran sus condiciones, pues siguen sometidos a las implantadas desde la época colonial. El clima es más que propicio para las luchas reivindicativas y para el surgimiento de aguerridos líderes: María Cano fue una de las más destacadas. Su trabajo a favor de los obreros se dio también en pro de la mujer, enfrentó al gran poder, recorrió el país e incursionó en la literatura. Ella y sus compañeros hacen esta historia.

________________________________

* Presentación de la película a cargo de Elizabeth Uribe Pinilla quien participó con la izquierda y con Movimiento de Mujeres Colombiano y Latinoamericano. Master en Estudios Interdisciplinarios de la Mujer de Duoda de la Universidad de Barcelona. Formadora de formadores en Interculturalidad. Coordinadora de Formación en Interculruralidad y Género ! de DC (Desesenvolupament Comunitari)

miércoles, noviembre 16, 2005

Mis últimos amaneceres






El otro día alguien me preguntaba que si solamente me gustaban los amaneceres porque siempre los ponía en el blog... Prometo que estos serán los últimos que publico, -este año al menos. Estas fotos fueron hechas el 2 de noviembre en un lapso de 12 minutos (la primera a las 7:00). No hay más comentarios, los espero.
Martha Cecilia Cedeño Pérez

martes, noviembre 15, 2005

EN TIEMPOS DE FRUSTRACIÓN BIEN VALE UN POEMA DE WHITMAN

Foto: Juan Carlos Ruiz Vásquez

No son buenos tiempos casi para nada. La frustración se dibuja en los rostros de los paseantes, de los que se asoman a las ventanas y hasta de los que se empachan de compras en los grandes centros comerciales sobre todo ahora que estamos ad portas de una de las mayores fiestas consumistas del año. En la calle hay frustración y en las casas también. Todas y todos la padecemos de una u otra manera. Es nuestra compañera. Está siempre al lado recordándonos que la mayoría de los intentos se malogran, que nuestros propósitos casi siempre quedan sin efecto cuando se encuentran con la realidad... Es la misma que nos hace decir a menudo cosas como "tanto esfuerzo ¿para qué?" "¿Ha valido la pena?" "¿Y eso era todo?"

Y nos desencantamos de la política y los políticos, de los presuntos cambios, de la educación como base para la realización profesional, de la religión que enceguese y condena -y sus ministros pervertidos-; del estado de bonanza y bienestar de España y la Comunidad Europea -basta ver los desheredados que rebuscan en los contenedores de basura cerca de casa, y los disturbios de Francia para darse cuenta que en nuestras bellas y ascépticas ciudades es más que evidente la exclusión, la marginación, la segregación espacial y humana, y que hay gente que está pidiendo a gritos ser escuchada.

Pero también nos desencantamos de las amigas y los amigos (que no de la amistad, por fortuna), de las promesas, de las mujeres, de los hombres, de los amantes y las amantes, de las palabras al calor de los besos, de los anuncios de felicidad eterna y de otras cosas que vosotras/os y yo sabemos.

Alguien podría decir que sería bueno educar para la frustración, que se orientara más para la vida que para la supervivencia, más para disfrutar de esas pequeñas cosas haciendo lo que nos gusta, lo que nos llena, que para pretender salir de la miseria endémica; que se nos educara con una suficiente dosis de escepticismo para darnos cuenta, entre otros detalles, que llenarnos de títulos nos asegura tan sólo que se ha perdido el tiempo y llenarnos de cosas, el dinero; y llenarnos de trabajo (ser pluriempleada o empleado), la vida; y ser absolutamente buenos y buenas, el misterio; y ser cobardes, la pasión (¡pobre Heidegger!); y ser contenidos, el hechizo; y ser lineales, la aventura; y ser cómodos, el vértigo...

Que se nos dijera desde niños que el mundo bien puede ser una mierda pero que, sin embargo, quedan algunas cosas por las cuales vale la pena luchar, tal como se presiente en este hermoso poema del libro Hojas de Hierba de Walt Whitman:

2

Las casas y las habitaciones están llenas de fragancia,

los armarios cargados de fragancia,

Yo aspiro la fragancia, la reconozco y me gusta,

El aroma me embriagaría, pero no lo permitiré.

El aire no es un aroma, no huele a nada.

Desde el principio ha sido destinado para mi boca,

estoy enamorado de él.

Iré a la ribera junto al bosque, me quitaré el disfraz

y quedaré desnudo,

Me enloquece el deseo de que el aire toque todo mi cuerpo.

El vaho de mi aliento,

Ecos, ondulaciones, roncos susurros, raíz de

amaranto, hilo de seda, horca y vid.

Mi aspiración y mi espiración, el latido de mi pecho, el

paso de la sangre y del aire por mis pulmones,

El olor de las hojas verdes y de las hojas secas, y de

la ribera y de oscuras rocas marinas, y del heno

del granero,

El áspero sonido de las palabras en mi boca que se

pierden en los remolinos del viento,

Un beso fugaz, un abrazo, los pechos que se buscan,

El juego de luz y de sombra sobre los árboles y el

movimiento de la rama flexible,

El goce de estar solo en la agitación de las calles,

o por los campos o en la ladera de las colinas,

La sensación de la salud, la plenitud del medio día, mi

canto al levantarme de la cama y saludar al sol.

¿Has creído que mil hectáreas son muchas? ¿Has

creído que la tierra es mucha?

¿Te ha costado tanto aprender a leer?

¿Te enorgullece comprender el silencio de los poemas?

Quédate conmigo este día y esta noche y serás dueño

del origen de todos los poemas,

Serás dueño de los bienes de la tierra y del sol (aún

quedan millones de soles),

Ya no recibirás de segunda o de tercera mano las

cosas, ni mirarás por los ojos de los muertos, ni

te alimentarás de los espectros de los libros,

Tampoco mirarás por mis ojos, ni aceptarás lo que te

digo,

Oirás lo que te llega de todos lados y lo tamizarás.

Martha Cecilia Cedeño Pérez

sábado, noviembre 12, 2005

Incidencias de un trabajo de tesis

Estos días un poco aciagos he pensado en lo que ha significado para mí la elaboración de la tesis doctoral. En los vaivenes de un trabajo que inicié como tal hace más de 4 años y que está traspasado indefectiblemente por mis tempos personales, por mis miedos y mis pasiones, por las incertidumbres y las certezas, por los cambios y agitaciones que han sacudido mi vida durante este período.

Alguien debería escribir sobre todo lo que implica hacer una tesis doctoral. Elaborar una especie de diario pormenorizado donde se detallen los altibajos, las confusiones, las dudas, los entuertos, los cambios de ruta, las vueltas atrás... O, mejor, hacer un trabajo de investigación partiendo de una simple pregunta: ¿Cómo se llega al final de una tesis doctoral sin morir en el intento? -pregunta en absoluto novedosa, por cierto.

Seguramente se descubrirían muchas cosas. Porque hacer un trabajo de esa envergadura implica voluntad, una alta dosis de paciencia y resolución para llevar a cabo una labor que en la mayoría de los casos, en el mío al menos, se convierte en un acto de amor. Voluntad para sacar tiempo de otros tiempos ya fijados, el trabajo en y fuera de la casa, los hijos, el esposo/a, las obligaciones del día a día ; robarle tiempo al sueño y a los sueños… Pero en esas nuevas rutinas en las que la lectura, la escritura y la reflexión suelen primar también se pueden hallar elementos colaterales interesantes. El despertarse más temprano, por ejemplo, nos hace testigos de amaneceres espléndidos, de cielos despejados con algunas estrellas que se niegan a dejarse vencer por la contaminación; y si se trabaja por la noche el silencio se convierte en un cómplice perfecto para las divagaciones y para ojear de vez en cuando a través de la ventana y descubrir que en el edificio de al lado hay alguien que tampoco duerme (en mi caso personal debo confesar que una de las cosas que más me servían para despejarme, después de estar varias horas frente al ordenador, era mirar justo esa ventana donde muchas veces se perfilaba la figura de un hombre y la de otras personas. Supe un poco de sus movimientos: la música y el baile en el verano los delataba).

Dejando de lado esas especulaciones está claro que con la voluntad viene la disciplina, el fijarse unos objetivos de trabajo definidos y disponer de unas franjas horarias es una buena estrategia para cumplir con los objetivos propuestos, esto es, terminar la tesis y salir indemnes. Pero decirlo es muy fácil. Cuesta habituarse a unos horarios, cuesta cumplirlos y no dejarse vencer por las obligaciones cotidianas, por el sueño, por la pereza, por el hastío, por la certeza aplastante de que en esencia no se está haciendo na-da-nue-vo, de que sólo estamos recorriendo un camino por el que otros con mayor o menor fortuna ya han pasado pues, como en la literatura, ya casi todo está dicho. Y por experiencia se que lo mejor para seguir avante es tener paciencia y resolución para encontrar nuevas conexiones en lecturas y temas trillados, para hallar esos hilos que nos permitan proseguir con la esperanza de que estamos contribuyendo en algo a la ampliación de conocimientos sobre una materia dada.

Tenemos la certeza entonces de que un trabajo de investigación también es una invención, una creación. Una especie de obra de arte hecha con lo que creemos mejor, con aquello que se aviene explícitamente a nuestro tema de estudio, con lo que nos ilumina para encontrar no una respuesta sino una de las tantas interpretaciones. Y, no obstante, cuando ya finalizamos nuestro trabajo y lo leemos de nuevo, nos damos cuenta de que todo pudo ser mejor, de que es una obra inacabada y que si volviésemos a hacerla obviaríamos muchas cosas y seguramente pondríamos otras… Pero ya es tarde: esa tesis ya se ha terminado, pues como en el amor hay que saber poner fin a tiempo.

¡Y cuántas cosas pasan cuando llega ese momento! Cuando Manuel Delgado, mi director de tesis, me dijo: “Martha, esto ya está”, sentí que me había quitado un peso de encima pero también que no había hecho nada. Y a la postre, experimenté además una especie de nostalgia porque veía que en efecto, ese acto de amor bastante largo por cierto, ya se había acabado.

Y la obra ya está ahí, quieta, muda, a la espera de que alguien la lea por enésima vez… Y en esas páginas está también parte de mi vida, un antes y un después, un sueño largamente acariciado, un tumulto de vivencias, de confusiones y conjunciones. Allí estoy yo mezclada en las palabras y sus contornos y en ese objeto que intenté abordar en principio sin éxito…

Fotografía y texto: Martha Cecilia Cedeño Pérez

domingo, noviembre 06, 2005

T.S. Eliot: the words strain, crack and sometimes breaks... ¿The words escape, Gabriela?

Poem of T. S. Eliot, Four Quartets

Burnt Norton
(1936)

V

Word move, music moves
Only in time: but that which is only living
Can only die. Words, after speech, reach
Into the silence. Only by the form, the pattern,
Can words or music reach
The stillness, as a Chinese jar still
Moves perpetually in its stillness.
Not the stillness of the violin, while the note lasts,
Not that only, but the co-existence,
Or say that the end precedes the beginning,
And the end and the beginning were always there
Before the beginning and after the end.
And all is always now. Words strain,
Crack and sometimes break, under the burden,
Under the tension, slip, slide, perish,
Decay with imprecision, will no stay place,
Will no stay still. Shrieking voices
Scolding, mocking, or merely chattering,
Always assail them. The world in the desert
Is most attacked by voices of temptation,
The crying shadow in the funeral dance,
The loud lament of the disconsolate chimera.


The detail of the patterns is movement,
As in the figure of the ten stairs.
Desire itself is movement
Not in itself desirable;
Love is itself unmoving,
Only the cause and end of movement,
Timeless, and undesiring
Except in the aspect of time
Caught in the form of limitation
Between un-being and being.
Sudden in a shaft of sunlight
Even while the dust moves
There rises the hidden laughter
Of children in the foliage
Quick now, here, now, always-
Ridiculous the waste sad time
Stretching before and after.

sábado, noviembre 05, 2005

Espacio público: sugerencias y sentidos

"Paisaje Urbano" de Lina María Cedeño Pérez

Si el espacio público se concretiza en la ciudad y más específicamente en la calle, es pertinente enunciar ciertos rasgos que permitan dilucidar algunas de sus características volviendo a la viejas y discutidas dicotomías espacio/ territorio y público/ privado, que si bien no son inseparables si tienen connotaciones que les distinguen y afectan.

En primera medida, el espacio no es una realización en sí mismo sino que está constituido por prácticas, por representaciones simbólicas y discursos. Es un ámbito virtual que es posible ordenar de distinta manera y que a su vez es el lugar de la acción, de las relaciones sociales que ocurren en él; por ello está íntimamente ligado con la noción de lo público.

El territorio, al contrario, es un espacio normatizado, organizado, culturizado (1), sujeto a determinadas reglas sociales y, por ello, con cierto toque de exclusividad que a su vez incluye la idea de poder. Desde esta perspectiva el territorio es contrario a lo urbano puesto que éste se concibe como el conjunto de prácticas que se organizan en torno al movimiento e inestabilidad, y se acerca a la polis, como presupuesto de planificación, de organización y control de un territorio citadinos.

En términos generales mientras que el espacio “se ha cualificado y clasificado por nuestros recorridos y nuestras estancias, como un espacio de saberes, de rutinas que orientan las actividades que allí tienen lugar” (2), el territorio es un espacio marcado, organizado en cuyos límites la polis se ensancha con más vigor. Este lugar demarcado, organizado y vigilado no puede ofrecer las múltiples perspectivas que señala una noción de espacio en cuya esencia es justamente la de acoger tipos y usos simultáneos o sucesivos, acciones de toda índole.

Ahora bien, cuando se habla de espacio también se piensa en la dicotomía tan acentuada público/privado, díada que no está separada del conjunto de dicotomías que se han manejado durante mucho tiempo en las ciencias sociales; por ello es importante comprenderlas así sus límites cada día sean más borrosos en un mundo donde la globalización ha estandarizado los comportamientos, las nociones y los hábitos de quienes habitamos este planeta, a través de mecanismos como los medios de comunicación.

El campo semántico público-privado remite hoy a la diferenciación griega antigua de lo político/económico, de polis (la ciudad como comunidad o colectividad, proyecto de interés común, expresión del ser humano como ciudadano) y de Oikos (la casa, hogar de las actividades materiales, espacio del individuo como productor (3).

En términos generales se puede decir, entonces, que en lo público subyacen nociones que tienen que ver con lo visible, accesible, abierto: con la ciudad; y lo privado, con lo secreto, inaccesible, cerrado: con la casa. El primero se aproxima a la puesta en común, a los asuntos colectivos, y el segundo, se relaciona con lo propio, lo individual; pero también tiene otras connotaciones importantes relacionadas con la idea de las apariencias, de la falsedad (para lo público) y la verdad, la franqueza, para lo privado. Connotaciones que se pueden aplicar perfectamente al estudio de la calle como lugar de lo público en donde prima la apariencia, la máscara, las expresiones visibles que posibilitan la coexistencia entre los habitantes quienes ponen en práctica ciertos códigos rutinarios, ciertas convenciones y mecanismos para convivir de manera armónica en un espacio por esencia polifónico.

Así pues, pese a la ambigüedad que encierra lo público y lo privado, se puede resolver teniendo en cuenta el principio de accesibilidad, que nos remite a una noción práctica inscrita en los comportamientos, en la frecuentación, en las representaciones colectivas que en últimas determinan el carácter de un espacio.

Partiendo del hecho de que el espacio público no es simplemente un espacio libre, simple separación o prolongamiento del espacio privado de habitación, ni tampoco el espacio colectivo apropiable por una comunidad de vecindad y que se debe comprender como espacio de saberes y definirlo como espacio de visibilidades y enunciados, de conocimientos concurrentes o compartidos, que a su vez puede acoger simultánea o sucesivamente tipos de usos diferentes, es posible señalar entonces, que es en la apropiación práctica como éste cobra su sentido más pleno.

Apropiado y practicado el espacio público no es un lugar sino una organización de la coexistencia cuya única regla es la legibilidad en el extrañamiento mutuo mediante la puesta en común de un sistema de signos corporales y gestuales. Lo urbano aquí tiene que ver con el arte de vivir juntos, con las maneras de vivir en la ciudad, con el conjunto de prácticas sociales que por naturaleza son inestables y que a su vez consolidan vínculos débiles y precarios pero conectados entre sí. Es decir, se podría considerar la ciudad como una materialización de lo público en donde la diversidad de las acciones no viene únicamente de la variedad de los actores sino también de la multiplicidad de usos que cada individuo-actor da en su interacción con los espacios públicos.

Es entonces, en el espacio público en donde los individuos se encuentran permanentemente en presencia de otros, en donde son visibles como apariencias, como máscaras; Y su caminar es la ejecución de una danza comprensible, inteligible y creativa también. Allí, en la calle, se da la experiencia sensualizante del espacio: el movimiento, la sensualidad inmediata de los cuerpos, traspasado de turbulencias expresivas que llenan el espacio de percepciones, de acontecimientos de los cuales está hecho lo público, en un ámbito de inestabilidad y de fragmentariedad.

Así pues, los que deambulan por la calle no son personas sino unidades de locomoción y participación, como diría Goffman. Vehículos dotados de mecanismos visibles y disposiciones inteligibles para los otros que según éstas, asumen la orientación y los comportamientos pertinentes. Esas señales se manifiestan a través de la “externalización” o “glosa corporal” y se traduce en la forma como una persona “utiliza claramente los gestos corporales generales para que se puedan deducir otros aspectos, no apreciables de otro modo, de su situación... así, al conducir y al andar el individuo se conduce de tal modo que se puedan interpretar su dirección, su velocidad y la decisión que ha adoptado al rumbo que se propone seguir...” (4).

La calle como esencia de lo público y escenario de la agitación de la vida social, manifiesta a través de las acciones y prácticas de quienes con sus requiebros minimalistas la llenan de sentidos y figuraciones, es también la consolidación de lo urbano en un mundo en cuyo seno debemos movernos constantemente en un espacio público potencial, abierto a todos los puntos de vista. Por ello, siguiendo a Joseph, podría afirmarse también que una estética de la vida pública supone un doble desplazamiento fuera del edificio y fuera del recinto subjetivo, en un “entre-dos” que no es solamente abstracto, que puede ser definido como ecológico. Doble intervalo pues: al pliegue de las cosas y al corazón del acontecimiento (5).
Martha Cecilia Cedeño Pérez
..............

(1) GARCIA, José Luís. Antropología del Territorio. Taller de Edición Josefina Betancor, Madrid, 1976.
(2) JOSEPH, Isaac. Retomar la Ciudad. El espacio como lugar de la Acción. Universidad Nal. De Colombia: Medellín, 1999. Pág. 33
(3) MONNET, Jerome. "Espacios Públicos, comercio y vida Urbana en Francia, México y Estados Unidos". En: Alteridades 6 (11): pág. 11
(4) Ibid., pág.30
(5) JOSEPH, Isaac. Retomar la Ciudad, p. 58.

martes, noviembre 01, 2005

Otro amanecer de otoño



Me encantan los amaneceres tanto como las puestas de sol. El cielo teñido de colores intensos y el perfil de las montañas o los edificios rompiendo el horizonte, o la línea oscura del mar que apenas se presiente. Y he contemplado algunos maravillosos.
Amanecer en la Ciudad de la Habana desde el Hotel Neptuno, julio de 1995: extasis en rojos y amarillos en la mar y en el cielo; horizonte claro e infinito, olor a salitre y flamboyanes; brisa-risa que se filtra por la ventana mientras la ciudad duerme.
Atardecer en Neiva, Huila, Colombia, septiembre de 1997: ¿Puede haber acaso más intensidad en un cielo que se oculta en las montañas? Y desde el balcón de la casa paterna, aquella del maíz en flor, los suelos rojos y la abuela sentada en el marco de la puerta escribía:

Nubes rojas
con cintas de oro y plata
el gris es una rosa violenta
vigía de la tarde que pasa.
La tarde viste su cuerpo
con un crepúsculo de fuego.

Amanecer en L'Hospitalet-Barcelona, octubre de 2005. De vez en cuando la ciudad no es más que un artilugio frágil, hoguera de las vanidades que se opaca cuando el sol se levanta entre los edificios y el cielo de otoño se convierte, milagrosamente, en un poema de colores. Poema efímero que sólo unas cuantas afortunadas y afortunados leemos. La imagen de arriba es una simple muestra de ello.
Fotografía: Amanecer en gris y oro. Por Martha Cecilia Cedeño Pérez (martes 25 octubre, 7:12 am)