martes, febrero 28, 2006

CANTO A LA EXISTENCIA

He tenido abandonado este blog por algunos días, ¿el motivo? pequeños vaivenes de la vida que nos hacen reflexionar, valorar las cosas y las personas que tenemos a nuestro lado pero también fortalecer el espíritu. Escollos que pueden llegar a causar daño sino se enfocan como lo que son: pruebas vitales para reconocernos débiles, para recordarnos una vez más que no somos más que barro pensativo; pero sobre todo para oxigenar el pensamiento y volver a las esencias que el acelere de la vida postmoderna parece negarnos.

La rapidez de los tiempos que corren nos hace perder la brújula, el sentido de la existencia. Así que después de unos días de niebla, agudizados por mi profundo sentido de la tragedia y una buena carga de pesimismo, he vuelto a sonreír gracias al amor, a las palabras, a la solidaridad y compañía de la gente que amo y me ama.

He despertado con el aliento de mi hija en la cara, con su carita rosa (como a ella le gusta que la llame) y con su sonrisa cálida y plena como un cultivo de maíz; he sentido los besos de mi esposo-cómplice-compañero de viaje, tierra firme donde me apoyo con seguridad; he salido al balcón de casa y me he topado con un aire gélido y con un cielo azul y con la línea plateada del mar en el horizonte; he escuchado las voces de mis padres plenos y fundamentales y las de mis hermanas del alma: las de sangre, Lina y Mariela; las de convicciones y solidaridad, Gabriela y Pili; he escuchado por enésima vez el Mediterráneo de Serrat; he visto mis anotaciones y mis poemas desperdigado por hojas y libretas, he sentido la magia y la fuerza de todo lo que me rodea para descubrir, una vez más, LA MARAVILLA DE LA EXISTENCIA, la maravillosa sinfonía de las minucias cotidianas, del amor humano, de las palabras... ¡Gracias a todas y todos por existir!

Martha Cecilia Cedeño Pérez

miércoles, febrero 22, 2006

JORNADAS CULTURALES COLOMBIANAS

LUNES 13, 20 Y 27 DE MARZO 2006
JORNADAS CULTURALES COLOMBIANAS
____________________________________________________

MUESTRA DE DOCUMENTALES DE LA DIRECTORA COLOMBIANA MARTA RODRIGUEZ


LUGAR:
Centre Civic Pati Llimona
C/ Regomir, 3
Metro: Jaume I (L4)

Tres lunes consecutivos de video-forums a cargo de Carlos Obando, periodista colombiano y realizador documental quien presentará el trabajo de Marta Rodríguez, una de las más importantes documentalistas colombianas cuya vida ha sido dedicada a analizar aspectos difíciles de la Colombia social, a denunciar maltratos y a poner en evidencias culturas indígenas en vía de extinción.


LUNES 13 DE MARZO
20.00 hrs

NUNCA MÁS
(56’ / Antioquia(Urabá)-Chocó / 2001)

La situación de deshonra en la que comúnmente se encuentran los desplazados del país, viola su dignidad como seres humanos. Entre sus derechos fundamentales vulnerados con mayor frecuencia, encontramos: el derecho a la vida, a la integridad psíquica y física, a la seguridad y libertad personal, a la igualdad, a la no discriminación, a la libre circulación y residencia, a los derechos económicos, sociales y culturales.


LUNES 20 DE MARZO
20.00 hrs

LA HOJA SAGRADA

(54’ / Bogotá / 2002)

Describe la desigualdad tradicional de las comunidades indígenas y su conflicto con el cultivo de la hoja de coca. Además muestra las cualidades medicinales de esta hoja, enmarcadas dentro de la realidad actual.


LUNES 27 DE MARZO
20.00 hrs
UNA CASA SÓLO SE VENCE

(51’ / Antioquia-Urabá / 2004)

El documental es un intenso testimonio que nos dio Marta Palma en el año de 1999, en el coliseo de Turbo, Urabá Antioqueño, donde vivieron tres años las comunidades afrocolombianas desplazadas violentamente del Cacarica, en el bajo Atrato, Chocó.

Organiza:
Colectivo Maloka Colombia

lunes, febrero 20, 2006

New York, New York

A veces la magia existe y la ciudad y sus calles son un canto a la vida. La Voz me lo dice en esta mañana de viento y sol. Escucho la canción y recupero la fuerza y la fé en los imposibles. Y estoy en New York, en Barcelona, en París, en Bogotá... La ciudad múltiple con sus implacables usuarios de pasos y cuerpos y sueños rotos... La ciudad y sus zapatos vagabundos.



New York, New York
Frank Sinatra



Start spreading the news, I'm leaving today
I want to be a part of it - New York, New York
These vagabond shoes, are longing to stray
Right through the very heart of it - New York, New York

I want to wake up in a city, that doesn't sleep
And find I'm king of the hill - top of the heap

These little town blues, are melting away
I'm gonna make a brand new start of it - in old New York
If I can make it there, I'll make it anywhere
It's up to you - New York, New York

New York, New York
I want to wake up in a city, that never sleeps
To find I'm a number one, head of the list,
Cream of the crop at the top of the heap.

These little town blues, are melting away
I'm gonna make a brand new start of it - in old New York
If I can make it there, I'm gonna make it anywhere
It's up to you - New York, New York.

weblog

SIN PERMISO PARA TRABAJAR

Dios mío, si tú hubieras sido hombre,
hoy supieras ser Dios;
pero tú, que estuviste siempre bien,
no sientes nada de tu creación.
¡Y el hombre sí te sufre: el Dios es él
!
(Del poema "Los dados eternos" de César Vallejo)

He estado toda la mañana buscando en internet información sobre la oficina de extranjería de esta ciudad. Necesito renovar mi permiso de residencia. Encuentro, efectivamente, las direcciones y el teléfono donde se puede hacer la gestión. Marco uno de los números que aparecen allí y después de mil intentos -el teléfono siempre suena ocupado- me contesta una mujer con una voz seca y cortante. Oficina de extranjeros ¿Qué quiere? Necesito saber cómo hago para renovar mi permiso... No me deja terminar puesto que me interrumpe abruptamente No es aquí, llame al teléfono 93...

Vuelvo a comenzar. Marco una y otra vez el número. Suena ocupado. Después de muchos intentos fallidos me contesta una robótica voz Ya-le-aten-de-re-mos-gra-cias-por-es-pe-rar. Suena una música horrible. Dos minutos, tres, cuatro Si, dígame. Necesito renovar mi tarjeta de residente... y le echo todo el rollo. Mire, su tarjeta no se puede renovar tal como la tiene porque no tiene usted trabajo, tiene que usted conseguirse un trabajo. Mire, señora llevo seis meses buscando trabajo, acabo de terminar mi tesis doctoral, y llevo 7 años en este país. Lo siento, me gustaría decirle otra cosa pero no la hay, si usted no tiene trabajo esa tarjeta no se renueva. ¿O sea que quedo como ilegal? Sí, así es. Me constesta con una seguridad aplastante. ¡No lo puedo creer! Acabo de terminar un doctorado, soy licenciada en filología y letras y quedo como ilegal. ¡Esto es una putada!.

La mujer se sorprende y se altera. Mire usted, le puede parecer como sea pero es la ley, no hay otra cosa le guste o no. ¿Qué puedo hacer entonces, señora? Le pregunté en un tono de voz casi quebrado por la rabia y por el llanto que sentía venir por la garganta. ¿Es usted casada? Si. ¿Y su marido tiene tarjeta de residencia y trabajo? Si. Es periodista y trabaja en La Vanguardia. "Periodista" repite la mujer como para sí misma. ¿Dice que tiene una hija que es española?. Si, le respondo firme poniendo rienda a mis sentidos a punto de derramarse en la pantalla del ordenador. Entonces puede usted renovar su permiso como residente pero No podrá usted trabajar. Ya, lo entiendo perfectamente, señora. Respondí en un tono amargo y áspero.

Mire, usted. Yo nací en este país, soy de aquí y lo he pasado muy mal para conseguir un trabajo. He tenido que hacer oficios inferiores a mi nivel de preparación, he estado dos años desempleada... a todos nos toca duro y usted no es menos que yo. Es más, usted tiene mucho más estudios que yo. Así que no se desespere. Siga usted buscando. Y mire, si tiene que vender frutas en la frutería de abajo pues lo hace, por algo hay que empezar. Luche, luche, no se deje vencer, mujer.

Y de repente mi rabia se desató en un torrente de llanto que no pude contener. La mujer me hablaba con voz cálida. Su tono acartonado había dado paso a cierto aire de ternura. Era una extraña que me hablaba al oído como si me conociera de mucho tiempo atrás. Sus palabras metálicas de informadora gubernamental habían desaparecido y al otro lado del teléfono había un ser humano. Alguien que desde esa fugacidad de un encuentro verbal fortuito y fugaz me contaba parte de su vida y me hablaba desde el corazón.

Yo permanecía callada porque el llanto no me dejaba hablar. Escuchaba a la mujer en silencio, intentando controlar mis emociones encontradas. Hacía un esfuerzo sobrehumano para que ella no se diera cuenta de que estaba llorando. Cuando terminó su discurso solidario me volvió a decir que no pasaba nada, que seguramente tendrá mi residencia y que siguiera buscando trabajo un año, dos, o el tiempo que fuera necesario.

Muy bien, señora, gracias por sus palabras. Pero no sufra, mujer. Que su situación es mucho mejor que la de miles de personas que se encuentran en este país. Ya verá cómo más temprano que tarde le saldrá un buen trabajo.
Martha Cecilia Cedeño Pérez

domingo, febrero 19, 2006

EL TRIUNFO DE LA CALLE

Leo en los periódicos que la manifestación "Som una nació" convocada por más de 600 organismos y realizada ayer en Barcelona ha sido un éxito. La calle nuevamente se ha llenado de cuerpos en movimiento, de gritos, de pancartas y de voces que claman que se respete el Estatut aprobado por el Parlament Catalán y no aquel recortado en la Moncloa después de pactos traicioneros.

La calle, desde la Plaza Espanya hasta la Plaza Catalunya, ha sido un río pleno de gente aunada en sus pasos y en sus convicciones. Recorrido casi nuevo que quizá simbolice mucho más. Se parte de un estado centralista a otro que pide respeto y autodeterminación "Per dignitat, sortim al carrer! Som una nació i tenim el dret de decidir".

Y desde todos los rincones de Barcelona y fuera de ella llegaron hombres y mujeres que se sumaron a la marcha pacífica y contundente. Gente de todos los colores, de todas las procedencias. Así, junto al catalán de toda la vida iba el español de extremadura y los recién llegados, los nuevos habitantes que se sienten tan catalanes como el que más.

La manifestación ha sido un éxito. La calle nuevamente ha sido un torrente vital con sus propias reglas y temblores, con sus propios desarrollos y fluidos.

Y lo más importante: se ha demostrado que contra la ignorancia generalizada de los pepistas (léase el PP y sus secuaces) que raya en la perversidad, nada mejor que aunar las voces para recordar una vez más que, en efecto, somos una nación. ¿Qué hay de malo en pedir más autonomía para Catalunya? ¿Se "balcanizará" españa por reconocer que es un estado plural o más bien, una nación de naciones? ¿A qué viene la satanización de un Estatuto que sólo hace eco de la necesidad de exigir equidad y, sobre todo, la autonomía real y no ficticia que históricamente le corresponde a Catalunya? (Esa misma autonomía que pide el pueblo Vasco y que tan funestamente ha sido atacada por los sectores españoles más recalcitrantes y retrógados).

He leído el Estatuto que ha salido del Parlament Catalán y créanme que no tiene ni un ápice de independentista en los términos apocalípticos que enuncia el señor Rajoy y todos los fascistas de este país que seguramente añoran los tiempos del garrote.
..........
Martha Cecilia Cedeño Pérez
L'H - Barcelona

viernes, febrero 17, 2006

CIUDAD EN CONSTRUCCIÓN

Salir por ciertas calles del L'Hospitalet de Llobregat (y de Barcelona y cercanías, también) es toparse con una visión de escombros, parapetos, grúas, hombres con casco, camiones, ruídos endemoniados y vías en caos constante. Es como si estuviesen sacando las tripas a la ciudad para poner en su lugar un intestino reluciente y aséptico.

Que se mejoren las avenidas y que se construyan aparcamientos está muy bien; pero sería estupendo que también se construyeran más equipamientos sociales y más zonas verdes. Especialmente en este sector de la ciudad que comprende los barrios Pubilla Casas, La Florida, Can Serra y Les Planes; sector densamente poblado y con un hacinamiento urbano considerable, producto de la improvisación, la carencia de planes urbanísticos y sobre todo, de la ambición inmobiliaria que se aprovechó de la necesidad de los inmigrantes que llegaron a mediados del siglo pasado desde distintos puntos del estado español.

Desde que estamos en este barrio (Pubilla Casas) siempre hemos tenido la visión cotidiana de calles removidas, agujeros, taladros, etc. Así hemos sido testigos de la transformación de la calle Miraflores, la avenida Severo Ochoa y ahora de las avenidas Masnou y Electricidad. Se intenta solucionar un problema casi endémico: la falta de espacio para los viandantes. Y para ello confinan los coches a los aparcamientos, amplían y arborizan las aceras. Y ¿Dónde están los espacios verdes para la recreación y el deporte? ¿Dónde están los equipamientos sociales que permitan a la gente mayor, a los jóvenes, a los adultos (antiguos y recién llegados) tener un espacio para la interrelación, para encontrarse con los demás y cualificar su vida cotidiana?

Ahora me viene a la memoria aquella película estupenda de José Luis Guerín, "En construcción", cuyo nudo accional se ubica en la construcción de un edificio en el Barrio Chino de Barcelona. Guerín crea una narración auténtica y hermosa al mismo tiempo, sobre una clase social estigmatizada inserta en una realidad dura y compleja; muestra ese mundo de la calle y nos recuerda que es a ras del suelo donde hierve la vida. Allí se retrata la vicisitudes de un barrio que está a punto de ser destruído para desarrollar nuevos planes inmobiliarios; las vivencias de la gente común y corriente que ve cómo su espacio vital, su calle, cambia, y que seguramente más tarde que temprano será expulsada de allí sin misericordia.

Estupenda metáfora de lo que pasa en otros sectores de Barcelona y cercanías. Supuestamente se mejoran las zonas degradadas construyendo edificaciones que actúan como dispersores de los que no llegan a fin de mes, de los menesterosos, los desheredados, de los que siempre han ocupado esos espacios pero que no pueden acceder a las nuevas construcciones.

Eso lo sabrán más temprano que tarde los habitantes de las zonas cercanas al nuevo Distrito VII de L´Hospitalet, Granvia L'H. Un espacio de más de 300 hectáreas donde se construyen centros comerciales enormes, hoteles de 5 estrellas, palacios de congresos, etc... Un núcleo económico de altos vuelos que "revalorizará" esa área de la ciudad para festejo de los grandes capitales. Y ¿que pasará con esos vecinos de toda la vida? ¿Con los hombres y mujeres de las clases populares que viven en las zonas aledañas? ¿Se construirá allí vivienda social?

Mientras tanto, desde el balcón de casa sigo observando el platillo volador del Hesperia Tower, las grúas, el paisaje gris que trae el polvo. Y sigo escuchando el ruido incesante de las máquinas...
..............
Foto (Parc de Les Planes una de las pocas zonas verdes de la zona norte de L'Hospitalet) y texto: Martha Cecilia Cedeño Pérez

martes, febrero 14, 2006

LA VIOLENCIA EN LOS ESTADIOS DE FÚTBOL

Una situación al límite
Por Juan Carlos Ruiz Vásquez

www.lavanguardia.es

Aún tenemos en la memoria la imagen del juez de línea Vicente Egido Rozas, con su ceja ensangrentada, inconsciente y de rodillas, luego de ser impactado con una moneda lanzada por un salvaje desde la gradería del estadio de Mestalla, en el partido Valencia-Depor, de la vigente Copa del Rey.

Como también recordamos al árbitro Jesús Téllez Sánchez que en octubre de 2003 resultó herido en la cabeza con la batería de un móvil, en el estadio Castalia, a sólo nueve minutos del final del partido Castellón-Valencia, también por la Copa del Rey.

Y si sigo buscando en las hemerotecas encontraré dos hechos todavía más trágicos con saldo de víctimas mortales. El primero, la muerte de Aitor Zabaleta, seguidor de la Real Sociedad, en diciembre de 1998 a manos del grupo de cabezas rapadas “Bastión” del Atlético de Madrid, en inmediaciones del ‘Vicente Calderón’; y el segundo, el fallecimiento de Manuel Ríos Suárez, en octubre de 2003, en Santiago de Compostela, tras un partido de la Copa del Rey entre el equipo local y el Depor, también a manos del grupo de radicales del Deportivo de La Coruña denominados “Riazor Blues”.

Con este panorama y sin contar las agresiones que a menudo se dan en las divisiones inferiores de las ligas regionales del país, me surgen los siguientes interrogantes: ¿Se justifica este fanatismo incontrolado y el atropello contra los árbitros así se equivoquen de buena o mala fe? ¿Se justifican estos actos violentos dentro y fuera de los estadios que sólo dejan dolor y pena entre los familiares de las víctimas?

Difícilmente encontraremos respuestas concretas a esta problemática, que involucra varios factores y responde a un fenómeno de masas muy cotidiano en el mundo deportivo actual.

Sin embargo en lo que si se coincide es que estos hechos de violencia, son alimentados muchas veces por los distintos medios de comunicación que lanzan ‘mensajes incendiarios’ y que suelen incitar a algunos seguidores a tomar posturas radicales.

El ‘hooliganismo’

En un análisis hecho para La Vanguardia por el profesor de la Universidad de Leicester (Gran Bretaña), Eric Dunning, titulado “El fenómeno del Hooliganismo” se considera que “el gamberrismo en el fútbol abarca una gran diversidad de conductas anómalas que se registran en relación con el fútbol y que van de la violencia verbal –como los himnos y cantos obscenos e intimidatorios– a la violencia física con el empleo de todo tipo de objetos”.

Según Eric Dunning, fundador de Sir Norman Chester Centre For Football Research, este fenómeno -que en Gran Bretaña se remonta al siglo XIX-, “es una forma de ritual viril que tiene que ver principalmente con la identidad y la excitación sexual y emocional. En este sentido, no se diferencia del todo del propio juego y deporte: es una ‘verdadera’ lucha superpuesta a la ‘lucha simulada’ del partido de fútbol.

Esta manifestación de sentimientos es muy heterogénea y varía de acuerdo con las costumbres de cada país. Los motivos son también diversos, y están relacionados con las desventuras del club o con convicciones políticas.

Y en este último punto quiero referirme también a las distintas expresiones que vemos en los estadios, provocadas por las convicciones en algunas ocasiones y en otras por los estados emocionales, como decía Eric Dunning, de seguidores, entrenadores, dirigentes y jugadores.

O sino, cómo explicamos las manifestaciones del delantero del Lazio de Roma, Paolo di Canio, sancionado por sus saludos fascistas a los seguidores de su equipo. Di Canio, en alguna ocasión saltó al campo de juego con el brazo en alto y mostrando una camiseta en la que se leía: "existen sólo dos modos de volver del campo de batalla: con la cabeza del enemigo... o sin la propia".

Todo esto lo define el doctor en sociología, Patrick Mignon, como “las expresiones de violencia que pueden buscarse por razones políticas cuando va acompañada de símbolos políticos radicales, casi siempre de extrema derecha, y de ataques contra espectadores o transeúntes de origen africano o magrebí”.

Mignon, responsable del Institut des Sports et l'Education Physique de Francia, dice que "la violencia en el fútbol, también es un problema político" porque muchos de los seguidores “actúan un poco como sindicatos de aficionados que buscan hacer prevalecer sus intereses por todos los medios posibles. Se presentan como los mejores hinchas del club y como los depositarios de los valores que los dirigentes, los jugadores y los aficionados menos entusiastas tenderían a olvidar, como el carácter popular del fútbol, el valor de la camiseta o el espíritu partidista”.

Legislación y medidas

Pero ante la violencia en los estadios originada por las manifestaciones políticas, los brotes racistas y las expresiones xenófobas, ¿qué hay en materia de prevención y legislación?

En España, por lo menos se han dado algunos pasos que permiten mirar con ‘otros ojos’ estas actuaciones en escenarios deportivos. La Federación Española de Fútbol, la Liga Nacional de Fútbol Profesional y la Asociación de Futbolistas Españoles han firmado un “Protocolo de actuaciones contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el fútbol” que los compromete a “impulsar, promocionar y desarrollar campañas de prevención del racismo en este deporte, como también llevar a cabo iniciativas o acciones conjuntas de difusión de este tipo de medidas, así como la implementación de fórmulas de adhesión o apoyo alternativas”.

Igualmente han acordado elaborar y publicar conjuntamente una ‘Guía de actuaciones contra el racismo en el fútbol’, que será objeto de la máxima difusión, y que se confeccionará partiendo de las iniciativas desarrolladas por las Federaciones, Asociaciones, Ligas y Clubes de fútbol, tanto en España como en otros países.

Pero, lo que hace la Federación Española de Fútbol ‘con la mano lo borra con el codo’. Y me refiero específicamente a la modificación estatutaria que ha evitado el cierre de estadios como el Camp Nou (con efectos retroactivos) y Mestalla, tras los incidentes protagonizados por sus aficiones en los partidos FC Barcelona-Real Madrid del 23 de noviembre de 2002, cuando lanzaron todo tipo de objetos (botellas, teléfonos móviles y una cabeza de cochinillo) al campo de juego para demostrar su descontento con el jugador portugués, Luis Figo. Y el Valencia-Depor, ya reseñado anterior, donde el juez de línea, Vicente Egido Roza, recibió el impacto de una moneda en su ceja derecha, el pasado 25 de enero.

Tanto en el caso del Camp Nou, como en el de Mestalla, el Comité de Competición de la FEF acordó no clausurar los estadios porque consideró que el lanzamiento del cochinillo y la moneda eran "hechos graves". De haberlos juzgado como “hechos muy graves”, se habría consumado la sanción a los escenarios deportivos. El Comité de Competición solamente los apercibió de cierre si sus fanáticos reinciden en dichas actuaciones. Es decir, sustituyó la clausura de los estadios por sanciones económicas. En el caso del FC Barcelona le impuso una multa de 4.000 euros y en el caso del Valencia el comité de competición infligió una multa de 6.000 euros.

¿Pero, a qué obedeció todo este cambio? A la nueva redacción que modificó el artículo 118 de los Estatutos de la RFEF y que determina que cuando en un partido "se altere el orden, se menoscabe o ponga en peligro la integridad física de los árbitros, técnicos o personas en general... y se trate de la primera vez en la temporada, el club responsable será sancionado con multa en cuantía de hasta 6.000 euros, apercibiéndole con la clausura en caso de reincidencia".

Esto quiere decir, que los salvajes, los gamberros y los desequilibrados del fútbol tendrán ‘carta blanca’ para agredir a quién les provoque, ya que sus estadios no serán cerrados, si es la primera vez que se cometen este tipo de fechorías.

En fin, que estamos en un país de leyes y cuando se trata de quedar bien con todo el mundo, se toman estas decisiones.¿Quienes serán las próximas víctimas? Por su puesto que no lo sabemos. Lo único que si percibiremos es que mientras siga existiendo esta política de ‘mano blanda’ en estos aspectos, los salvajes, los gamberros y los desequilibrados, seguirán imponiendo su ley tanto dentro, como fuera de los estadios.

HISTORIAS DE ENTRETÉN Y MIENTO NO. 152

Acabo de recibir el último número de la Revista Historias de entretén y miento, que desde Saltillo (Estado de Coahuila-México), edita con pasión y alegría Jaime Torres Mendoza. Reconforta encontrar publicaciones como ésta, bien hecha y llena de promesas literarias. Allí palpitan esas nuevas voces que intentan abrirse un hueco en el panorama literario. Voces redondas y llenas de sentido en constante búsqueda de caminos, de esa armonía que trascienda y logre afincarse con hondura.

Con su estilo depurado y sin mayores aspavientos ni pretensiones, este número 152 trae las voces de Gabriela de la Peña con "Nostalgia simple", un estupendo texto que publiqué en este mismo blog hace unos días; un sugerente relato de José Miguel Villarelo Muñiz "Evocación del pasado"; las sentencias vitales de Alejandro Esparza Farías "Tras el laberinto" y de José Ernesto Hernández "Doce instantes de enojo"; y las voces poéticas de Julia Berenice, Graciela Gpe. Rodríguez Sena y quien esto escribe.

Voces nuevas en constante búsqueda de la palabra y su esencia para nombrar el mundo y las emergencias que llenan de sentido la vida cotidiana.

Historias de entretén y miento, historias que invitan a hacer una pausa en el camino para allanar esos espacios vitales que el acelere de los tiempos modernos nos niega. Historias para bordar los senderos de la piel y del alma. Historias para volver a creer en los sueños y en esos quijotes anónimos que como Jaime Torres no desfallecen en la silenciosa tarea de tejer la vida y la esperanza en las voces de las otras y los otros.
.......................
Martha Cecilia Cedeño Pérez
L'Hospitalet de Llobregat - Barcelona

MANIFESTACIÓN: SOMOS UNA NACIÓN

Me ha llegado vía email esta invitación para salir a las calles de Barcelona y manifestarnos por nuestra autodeterminación, por nuestro derecho a decidir el futuro:



MANIFESTACIÓ


Per dignitat, sortim al carrer!

Som una nació i tenim el dret de decidir



18 de febrer
5 de la tarda. Barcelona
sortim de la Plaça Espanya
i acabem a la Plaça Catalunya

Vine amb els autobusos gratuïts: 902 789 905
Organitza: Plataforma “Pel dret de decidir”
www.tenimeldretdedecidir.org

lunes, febrero 13, 2006

NOSTALGIA SIMPLE

Empiezo a hacer esta entrada a las 12 de la noche. Hora de intersticios. De hendijas por donde se cuela la vida y la muerte, la alegría y la nostalgia, la oscuridad y la luz, el fin y el comienzo. Hora de sueños, de reposo, de copas, de trabajo, de soledades, de amores, de palabras, de encuentros virtuales y reales, de poesía. Como este texto precioso de Gabriela de la Peña Astorga:

Nostalgia simple

Gabriela de la Peña Astorga
gabrieladelapena@hotmail.com


Siento por ti una nostalgia pequeña. Una nostalgia que algún día fue grande, aplastante, infatigable.

Una nostalgia hecha de tu ausencia en mis sentidos. Nostalgia de tu olor a sudor y a ajo frito. Nostalgia de tus ojos de mascota fiel y tus manos de artista irrefrenable. Nostalgia de tu voz vagabunda y tu sonrisa, cómplice irrepetible de tus aventuras.

Fue una nostalgia de cielo rojo y calor desértico, convertida después en suspiro azul y marea del Mediterráneo.

Mi nostalgia de ti te incluyó en cada fragmento de vida repartida en tres países y tres idiomas, en tres escenarios y tres gritos mudos.

Hoy permaneces en esta habitación de mármol y cantera. Bailas Rythm and Blues entre mis fotografías viejas y de vez en cuando, si me apetece encontrarte de nuevo, tomo del librero el Bhagavad Gita y aspiro tu esencia de patchulli, clavado en alguna maceta.

Es, como puedes ver, una nostalgia sencilla, sin complicaciones ni pretensiones. La componen mis recuerdos de tu olor en la cocina, tu mirada desde una banca del patio trasero y tu risa incontrolada desde el salón.

Humilde se asoma desde mis memorias, humilde susurra desde mis cuadernos. Mansa aparece en la grieta liminal que divide a las palabras del silencio.

Es, cada vez más, una nostalgia pequeña. Desaparece suave, lentamente. Se fuga de mis momentos pasados sin que pueda evitarlo, y siento ya una nostalgia nueva de la nostalgia por tu ausencia.

Casi añoro esos instantes en que, rota el alma en mil pedazos, imaginaba cómo sería tu vida lejos de mí. Recreo con ilusión las ocasiones en que abandoné las cartas que te escribía con desesperación en el cesto de basura de cualquier estación del metro… línea verde o roja, camino a la oficina o a la universidad.

También comienzo a echar de menos el que no duelas más, al acostarme o levantarme, al cruzar la vía o remontar esta tarde de otoño en ciernes.

Hoy mi nostalgia de ti va convirtiéndose, de forma terrible, en una sola cosa: la impotencia de ser testigo único de cómo te desvaneces de mis recuerdos, llevándote con ellos mi inspiración.

sábado, febrero 11, 2006

PAISAJES DESDE EL AUTOBUS

Trayecto Barcelona - Zaragoza. El paisaje metálico poco a poco da paso a serranías verdes ahora con algunos trozos blancos. La carretera es una recta eterna y fría. Las casas aparecen con escarcha en los tejados. Las chicas alemanas del asiento contiguo al mío han dejado de comer y de hablar, y ahora parecen dormitar plácidamente. Y en el de adelante, unos chicos morenos no paran de hablar mientras desocupan un gran bolsa llena de chuches: gominolas, nubes y otros elementos que no alcanzo a identificar. Más adelante va una pareja que se besa sin pausa y justo en el asiento de al lado un joven que no para de hablar por teléfono: "El paisaje está blanco, tío... Jo estoy flipando. Todo está blanco, blanco..."
¿Quién dice que viajar en autobús es aburrido? Escuchas las conversaciones más inverosímiles, observas especimenes en vías de extinción, lees una y otra vez el mismo artículo, repasas el paisaje para identificar mojones o figuras conocidas... pero lo mejor de todo es que allí puedes dedicarte al oficio delicioso de la observación. Si, ese espacio lleno de seres que comparten un mismo destino durante un tiempo definido, seres en transición, es un microcosmo estupendo para estudiar el comportamiento humano en condiciones de pasaje. Seres unidos en el tiempo y espacio por un solo motivo: ir de un lugar a otro. Relatividad del movimiento.


"¡Nena despierta! ¡Despierta! Mira el paisaje, está precioso. Todo está blanco. Mira, tu nunca habías visto este paisaje tan lindo viajando a Zaragoza". La niña levanta somnolienta la cabeza del regazo de su madre e intenta incorporarse pero el sueño la vence. ¿Miras la nieve? Si, si, ya la he visto. Dice mientras vuelve a su posición fetal con desgano. La mujer no insiste más y decide sacar la cámara y hacer unas fotos para enseñárselas cuando despierte o mejor, cuando lleguen a Zaragoza.

Alguna vez desde las ventanas del autobús se pueden ver más que campos urbanizados, más que tierra árida y seca, más que paisajes mustios y cansados por la mano ciega del hombre y de la técnica. Algunas veces se recupera la armonía y el invierno es invierno. El blanco ocupa su lugar y su tiempo y todo sucumbe ante su encanto de brujo.


Algunas veces viajar en autobús es más que la experiencia angustiosa de un sobresalto en el camino o de que las pastillas contra el mareo no hagan efecto... es simplemente la fascinante experiencia de estar en transición con la inesperada visión de un paisaje siempre nuevo.
Fotos y texto: Martha Cecilia Cedeño Pérez

viernes, febrero 10, 2006

TRES POEMAS

Arqueología de tu cuerpo
Gabriela de la Peña Astorga


Hago arqueología de tu cuerpo.

Reviso los rastros que me encuentro:

Una fotografía de tu rostro,
Deslucidos sus colores por el tiempo.
En ella me miras de frente
Y en tu boca exploro la sonrisa
que indecisa y tímida se asoma
viajando desde el salón de entonces
hasta el cajón en que tengo
los más dulces fósiles de un camino
a veces embriagador, otras veces tormentoso.

Una nota tuya perdida entre mis viejos cuadernos,
Remember our Statements
How could I ever forget them?

Hago arqueología de tu cuerpo
Y descubro en la tarea nuevos visos
Observo sin ojos tu recuerdo
Que sólo mi corazón
es quien inspecciona
lo que queda de otra época.

Hago una arqueología de tu cuerpo
Que más que ciencia del pasado
se me antoja anatomía ilusionista:
segundo por segundo analizo
lo que pudo ser nuestro legado.



Días de Blues
Joan Kunz

Amaneces los días
dándoles esa luz plomiza y mortecina
con que aprendiste a resguardar tus ojos
del brillo hiriente del paisaje urbano.
Tu piel recuerda el tacto de otras pieles,
de la seda que cubre la ternura
al prurito de ortigas que segrega el rechazo.
Bañada en los hedores del progreso
la ciudad se acicala como una prostituta,
—agua de rosas para la miseria del sexo—
y tú aún aprecias el aroma
a pan recién hecho y sábanas limpias.
Acomodas los ruidos del suburbio
a los acordes de un ritmo que nace
de un silencio anterior a tus silencios.

Lograste perdurar entre el ruido y la furia.

Todo tiene cabida en ese antro
de espesa atmósfera de humo azulado,
donde un hombre recita a capella
las estrofas de un triste blues escrito
en una mesa al fondo, lejos del escenario,
mientras apura su bourbon de un trago
que le deja en los labios desazón de madera,
el paladar desierto de la tierra baldía,
la garganta arrasada por el fuego
que alimenta el incendio de su pecho,
donde las llamas mueren ahogadas
en el desaliento de un corazón de ceniza.


DUALIDAD
Claudia Fernanda Rivera Hernández

El hombre como el olivo:
Milenaria subsistencia
entre azotes impíos
del verdugo que sucumbe su fruto.

Sembrado en el desamparo
de la mano creadora
en la tierra de la nada,
el cuerpo – tronco
lucha entre los límites de la vida
por endurecer su piel – corteza
que de entre aliento helado
y fuego calcinante
se curte y arrecia para resistir.

No hay lugar al descanso
en esta tierra roja.
El mundo no es sólo uno.
La dualidad hace el ser.
En dos se funden las estaciones:
el gris y el amarillo,
la desnudez de los árboles
y el esplendor de las flores,
el amor y el odio,
la muerte y la vida.

Aún así, el hombre – olivo se reproduce
en la desgastada tierra de la inconciencia:
De sí el fruto verde intenso,
temprano ocre desencanto.
De sí el hijo savia – sangre enardecida,
pronto río de llanto inconsolable.

Cansado el hombre de serlo,
vaciado en barro,
plantado en el desierto,
de golpes vuelto a la vida,
bajo el olivo se desangra.
Abono del círculo que no se cierra.
¡Extraña manera de germinar en el dolor!


:::::::::::::::::::::::

TRES POEMAS. Tres creaciones escritas por tres personas distintas en varias partes del mundo. Desde México Gabriela de la Peña hace una arquelogía de lo que nunca fue; Joan Kunz desde Barcelona traza un blues gris en la urbe de ceniza y desgarro; y Claudia Fernanda Rivera desde Colombia hace un verso al dolor seminal del Ser en la tierra de la inconciencia.

miércoles, febrero 08, 2006

TIRANÍA MATERIAL

Podría decir que son las siete y hace frío, o que esta mañana he visto el amanecer a través de la ventana. Pero no. Me he despertado temprano porque desde hace varias noches hay imágenes reincidentes, premoniciones de palabras y figuras que escapan, sin un guiño ni un gesto de paciencia o bondad, cuando abro los ojos (algún psicólogo díria que padezco de pensamientos obsesivos). Y entonces pienso en lo verdaderamente importante. En aquellas cosas que en efecto nos hacen sonreir pese a la miseria cotidiana, a las noticias ensangrentadas del mediodía, a la precariedad de los bolsillos, a la sinrazón que reina en las cuatro esquinas del mundo... Cosas tan sencillas como la sonrisa de los seres que amamos, o un paseo en solitario por aquellos rincones insospechados de la ciudad, o descubrir una y otra vez que no hay mejores vistas que aquellas que tenemos en las mañanas cuando los ojos se abren al día y se percibe por enésima vez la maravilla de la existencia en las cosas minúsculas, o encontrar esa palabra plena que enuncie, que nombre, que diga, que re-cree ese universo paralelo que está allí esperando por nosotras y nosotros.
Las cosas verdaderamente importantes están a nuestro lado, quietas, mudas, en espera perpetua. Nos rodean con su aura que casi nunca vemos porque somos, en efecto, zombies de una sociedad perversa que los crea para seguir con su camino desaforado de consumo y enajenación. Abajo las cortinas, los muebles ingleses, las jornadas agotadoras, la televisión por cable, la alta costura y la prêt à porter, los libros de autoayuda, los pisos brillantes, la decoración perfecta... Abajo la tiranía material, Gabi.

viernes, febrero 03, 2006

POEMAS DE JOAN KUNZ

A Joan Kunz le conocí en un taller de poesía organizado por Aula de Poesía de la Universidad de Barcelona. Finales de 2003 principios de 2004. De esa época recuerdo las tardes de lluvia, el viaje a París en tren -yo me sentía en el Expreso de Oriente- y las conversaciones con Joan cuando esperábamos el metro. Conversaciones salpicadas con textos leídos de uno y otro lado, con alusiones a poemas insospechados y a esa rara enfermedad que padecemos quienes nos diluimos en el mundo de las palabras -oficio inoficioso. Luego me dejaría leer sus versos profundos, cargados de un escepticismo delicioso y vital al mismo tiempo.

El taller acabó y de todo ello sólo quedó una comunicación esporádica con Joan (los saludos de finales de año, por ejemplo) y las invitaciones a sus lecturas de poemas - a las que por cierto no he asistido por uno u otro motivo.

Y luego le pedí que me permitiera publicar algunos de sus poemas en este blog. Joan aceptó y me envió un libro que me ha gustado muchisimo "Testigo de cargo" y una presentación elaborada por él mismo que reproduzo a continuación junto con algunos de sus poemas. Pero ¿quién es Joan Kunz? Leamos sus palabras:



Por Joan Kunz

Están ustedes asistiendo a un acto de venganza.

Sí, me explico: tengo la oficina cerca. Uno de los lugares donde suelo tomar café es aquí —se lo recomiendo, es realmente bueno—. Hará 8 años, entré, estaba leyendo este libro (“L’amic retrobat” — de Fred Uhlman), lo dejé sobre el mostrador, estaba a medias. Joan lo vio, cruzamos algunos comentarios —un libro espléndido— y haciendo el movimiento de servirme el café, me dijo: ¡Es una pena que al final lo fusilen! En ese momento ¿cómo decirlo? Ustedes pueden hacerse la idea de a quién vi yo frente al pelotón de fusilamiento, ¿no? Pues eso. El local estaba lleno, había demasiados testigos para improvisar una venganza, así que salí dispuesto a llenar mis noches urdiendo un plan. —De hecho, nos pasamos la vida haciendo planes, inventándonos, realizándonos, en definitiva, dándonos algún tipo de sustancia, de entidad, de sentido, para hacernos creíbles... para ser “algo”; para ser “alguien”—. Entré en El Corte Inglés, al pasar por la sección de Poesía tuve una idea. Llevaría mi venganza a su propia casa. Sería un libro, un libro del cual nadie pudiese explicar principio ni final, sin argumento, sin trama, con un solo personaje escondido tras una voz... donde cada página existiese en el puro instante de su lectura y después sólo quedase una sospecha, una intuición, un estremecimiento, una emoción... un libro que no admitiese la explicación ni el razonamiento. Así es la poesía.

Así que, me dejé caer el pelo, me afeité la barba, más tarde el bigote, adelgacé, me compré una pluma Montblanc —que por el precio pensé que los poemas saldrían solos—, una antología de poesía en la sección de Oportunidades, algunos paquetes de folios y empecé mi entrenamiento. Cuando ya tenía un buen número de poemas, cogí unos cuantos, los encuaderné y se los traje a Joan. Los leyó, y no sólo eso sino que, además, le gustaron. Para mí eso ya era suficiente venganza. Pero Joan, que se arriesga poniendo a la Literatura por delante del negocio, me ofreció vengarme con público... y aquí estoy, ¡vengándome!. Bien, bromas aparte. Me he permitido esta introducción porque creo que todos los que estamos aquí —ya sea como lectores, ya como autores, en muchos casos desde ambas facetas— sentimos la Literatura como un arte, y nos complace ese modo de comunicación por medio de la palabra que se establece en el ámbito de la ficción. Y aunque no fuese así, todos llevamos una vida a cuestas y asistimos como espectadores e interactuamos con otras vidas, que —no sé si estaremos de acuerdo— elevan la ficción a su rango más sublime, más envolvente, que es eso que llamamos realidad.

Así como el cuento y la novela —entre otros géneros— bucean en esa realidad para crear universos ficticios, con mayor o menor grado de credibilidad, por medio del concepto y del acto; la poesía —o la mayor parte de la poesía de todos los tiempos— y sobre todo la poesía contemporánea, bucea en esa ficción suprema que es la realidad para poner en evidencia lo que ocultan sus profundidades, usando para ello la emoción. En palabras de José Hierro, “la poesía da testimonio del ser del hombre”. Y puesto que cada poeta al hombre que tiene más cerca es a él mismo, el poeta da testimonio desde su vida, desde su mirada, desde su sensibilidad, etc... de la realidad que le ha tocado vivir. Decía Gil de Biedma que “...la poesía es lo que experimenta el lector frente a un poema y no lo que hace el poeta cuando escribe el poema...”. Estoy radicalmente de acuerdo. Y yo añadiría que sólo me siento poeta mientras estoy escribiendo un poema. Así pues, aquí tenemos a un tipo vengativo que va a leer poemas con la esperanza de transmitirles algún tipo de emoción y que al salir, o mañana o dentro de unos días, conserven la sensación —tal vez inefable— de que no han venido a perder el tiempo.


Mi poesía es una poesía del fracaso, del desarraigo. No en un sentido público, sino un fracaso existencial. Esa suerte de fraude que ya desde que vemos la primera luz nos hace berrear desconsoladamente. Creo que de la locura nos salva la ironía y de la muerte en vida –del hastío vital— nos salva el amor; no sólo ese amor que huele a sexo, sino otras formas más sutiles y menos perniciosas, como la amistad, la amabilidad, la ternura, el afecto, el cariño, etc... empezando por el amor y el respeto a uno mismo.


La poesía me abrió la puerta

a M.C.M

Un poema, mi bella aurora,
es el inesperado encuentro
entre el fugaz destello de una verdad oculta
y el tosco balbuceo del poeta
—asombro ante el misterio revelado—
recogiendo palabras al vuelo
dispuestas en un espacio y un tiempo
que nunca volverán a repetirse.

La poesía es como la belleza,
ephimera, radiante mariposa;
después sólo nos persigue el recuerdo,
la ardiente lucidez, la quemazón
de haberlo comprendido todo —o nada—
y ya no ser capaz de mirar atrás
—se impone entonces un silencio sordo;
será quizá en otro espacio y otro tiempo,
de nuevo la verdad de otro misterio—.

Hoy no buscaba nada, no esperaba
ni siquiera el rumor del primer verso.
Pero has aparecido tú, alma blanca,
con la tierra encendida en la luz de tus ojos,
las aristas del mundo deshaciéndose
en el arco carmín de tu sonrisa,
en tu piel la blancura de una paz imposible.

Tu voz ha hecho más dulce la derrota:
y por eso mi asombro al comprobar
que hoy la poesía me abrió la puerta.

Eslabón perdido
I
Desde mi presente hasta tu presente
el poema lo hacemos
entre tú y yo,
tu pasado y mi futuro.

Yo escribo en la lápida
del tiempo que tú resucitas.

II

El ser y el tiempo
son como agua y aceite.

Moneda y lanzamiento.
¿Cara o cruz? ¡Qué importa!

Lo que cuenta es la apuesta.

III

La obra de arte
es una burla
al correoso presente.

La caída del tiempo:
ese no-mundo eterno
perpetuo
inextinguible;
eslabón perdido
en la cadena de los instantes.

Espacio del espanto
donde se dan
tantas vidas como muertes,
que nos unen
a ti
y a mí.

IV

El círculo se cierra
tantas veces
como la voz
nacida del silencio
esculpe en la piedra del aire
las palabras.

Arqueología del alma.


Joan Kunz, Testigo de cargo, Barcelona, 2005.

CHARLA SOBRE "PROPUESTA DE ACUERDO HUMANITARIO EN COLOMBIA Y LAS CONVERSACIONES DE PAZ..."

Xerrada sobre “Propuesta de Acuerdo Humanitario en Colombia y las conversaciones de paz en Cuba con el ELN.”

Per Luis Eduardo Salcedo, membre de la Secretaria Executiva de la Asamblea de la Sociedad Civil por la Paz de Colombia, e integrant de la coordinació de l’Asamblea por la Paz del Departamento de Antioquia.

Presenta : Jordi Ribó Secretari de Cooperació de la CONC.

Dia: 7 de Febrer

Hora: 19:30

Lloc: Fundació Pau i Solidaritat CC.OO.

Via Laietana 16

Sala: Plateria 2

Organitza : Fundació Pau i Solidaritat, Associació Catalana per la Pau, i Col.lectiu Maloka Colombia

REGRESOS

He regresado del viaje. Cansada y con catarro me siento frente al ordenador para ver mensajes. Noticias allende los mares. Voces antiguas y nuevas que me hablen de que alguien me piensa y me extraña. Bandejas de entradas vacías. De nada sirve tener cuatro cuentas de correo si sólo recibo invitaciones a viajes exóticos, a manifestaciones, a charlas sobre derechos humanos, a luchar contra la injusticia y la discriminación... Eso está bien, pero también me gustaría encontrarme con esas voces cercanas que traen lugares comunes, gestos conocidos, palabras abiertas, sueños por hacer...
He regresado del viaje. Hay paisajes blancos de ida y ojos alucinados de niebla y en el fondo de todo, un estado de perpetua transición.