jueves, agosto 22, 2013

Abuelo Miguel Ángel recita un poema

Mi abuelo Miguel Ángel pronto cumplirá 96 años y sigue tan lúcido como siempre. ¡Estoy viviendo de más!, dice.  No lo creo, respondo mientras lo miro a los ojos.  Aún brillan con ese fulgor de la inteligencia.   Y veo al abuelo tendido en la hamaca leyendo un libro y trabajando en la molienda de caña de azúcar para hacer panela y  galopando cuesta abajo en su caballo en la finca Sebastopol... ¡Y yo nací en Sebastopol!  Sí, el abuelo sabe de la Revolución Rusa y de muchísimas otras cosas. Y ¡cómo no! ha leído no sólo a Marx  y a Vargas Vila sino a otros filósofos y escritores de la sospecha. Ahora recuerdo que leí El lobo estepario en su finca alguna de esas veces que fuimos allí de vacaciones -yo tendría 14 o 15 años-.  ¡Con eso podemos advertir un poco de su talante! 
 El año pasado me confesó que le hubiese gustado conocer la Madre Patria y luego me preguntó ¿quedan franquistas en España?  Yo le respondí sin dudarlo ¡10 millones, abuelo!  
Cuestiones políticas aparte, ese mismo día recitó un poema que aprendió cuando era niño.  Yo lo grabé con mi modesta cámara de fotos.  Luego recurrí al "sabio" Google para intentar averiguar sobre la procedencia de los versos  y aquí está: es un fragmento del poema "La Luna" de Diego Fallón (1934-1905).  Quien desee leerlo completo puede ir a:
http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/literatura/apoeta/apoeta49.htm