miércoles, febrero 12, 2014

II

Deambulo por la misma calle
y siempre es otra:
un reflejo de mi ánima descompuesta.
Trazo oscuro en que naufrago
cuando las habitaciones duermen
y se abren las puertas de las miradas
ocultas.
La calle y yo comulgamos la noche,
bebemos las horas
del silencio y el espanto.

En Versos en Claroscuro, Parnass Ediciones, Barcelona, 2010