domingo, diciembre 22, 2013

VACACIONES

No iré a Granada ni a Berlín sino a casa de padres. Allí contemplaré atardeceres y me anudaré a la mirada de mamá y leeré en la Hamaca y respiraré el aroma del limonero. Y también me embriagaré de melancolía cuando escuche el canto de las cigarras. Y disfrutaré de las horas lentas mientras recuerdo a mi hermana pequeña y mis sobrinos al otro lado de la mar.... Y echaré de menos a mis amigas y amigos y a la casa donde viví 13 navidades entre la nostalgia y la alegría, allí junto al Mediterráneo. Estaré en la montaña donde la belleza es la confirmación de la armonía de las cosas elementales. No deseo nada más. Dejo esta ciudad de lluvia y de centros comerciales atestados y de luces tan artificiales como la alegría que nos venden en navidad... ¡Vuelvo a la esencia!

miércoles, noviembre 20, 2013

SUBLIMACIÓN

En la cara oculta de la tarde
el olvido ya no existe
-déjame-
déjame entre tus piernas dormidas
que nacen y mueren en mi memoria


De Versos en Claroscuro (in-Verso, Barcelona, 2012)

martes, noviembre 12, 2013

EL ESCRITOR GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL LEE UNO DE MIS POEMAS EN LA LUCIÉRNAGA


El pasado viernes 8 de noviembre recibí una estupenda sorpresa: en el programa La Luciérnaga de Caracol, el escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal leyó uno de mis poemas. ¡Fue magnífico! No lo escuché en el acto pues me hallaba en Garzón, Huila, invitada por el también escritor Amadeo González a la celebración del  aniversario del Centro Cultural Cuatro Tablas y al II encuentro de mujeres poetas.
Fue mi hermano Juan Manuel quien me llamó. "Acabas de salir en la Luciérnaga", dijo. Me dio una alegría enorme pues sé que Álvarez Gardeazábal solo lee lo que le gusta. ¡Joder! Y porque todo el país escuchó mi poema "Volver" de mi último libro, publicado en Barcelona, Versos en claroscuro (in-Verso, 2012).
Bueno, aquí os dejo el link:


jueves, noviembre 07, 2013

Género, Educación y Medios de Comunicación

Hace poco participé en el II Congreso Internacional  de Investigación en temas y problemas de Investigación en Educación, Sociedad, Ciencia y Tecnología,  organizado por la Universidad Santo Tomás. 
Allí presenté la ponencia "Género, educación y medios de comunicación" que puede leerse en el siguiente link:

http://soda.ustadistancia.edu.co/enlinea/paginaimagenes/PRESENTACIONESyPONENCIAS/Memorias%20Ponencias/Bogota/Eduacion,%20sociedad%20y%20cultura/Mesa%202%20Septiembre%2021/Martha%20Cecilia%20Cede%F1o%20P%E9rez.pdf

lunes, octubre 14, 2013

Cinc Plans. Cinco Planos

Hace algunos meses, mi amiga Betty Puerto Barrera me envío una invitación para participar en un concurso de cortos - Fem Films, Fem Pau- sobre las consecuencias que sufren las mujeres en medio de los conflictos armados. La idea me encantó y estuvo dando vueltas en mi cabeza muchas semanas hasta que una noche de insomnio, a las 4 de la madrugada, vislumbré la historia completa. Entonces me levanté y en 30 minutos escribí el guión con todos sus elementos. Y aquí está el resultado: "Cinc Plans. Cinco planos". Podéis apreciarlo en la página de Fem Films, Fem Pau y votar por él si os gusta:
"Cinc Plans. Cinco Planos"

La guerra, la violència, el conflicte armat, tenen un impacte profund en les dones, les nenes i els nens. Són aquests éssers les principals víctimes d'aquests tipus de fenòmens que arrasen amb qualsevol indici d'esperança, de justícia i de raó. Aquest curt és una al·legoria sobre les seqüeles que produeix en les femines: desplaçades, vulnerades, marcades sense remei per l'horror, el silenci, la mort...


La guerra, la violencia, el conflicto armado, tienen un impacto profundo en las mujeres, las niñas y los niños. Son estos seres las principales víctimas de dichos fenómenos que arrasan con cualquier indicio de esperanza, de justicia y de razón. Este corto es una alegoría sobre las secuelas que producen en las féminas: desplazadas, vulneradas, marcadas sin remedio por el horror, el silencio, la muerte.


Ficha Técnica

Título original:  Cinc Plans. Cinco Planos
Año: 2013
Duración: 2:40
corto en formato: vídeo HD
Fotografía: Juan Carlos Ruiz V.
Dirección Artística: Lina María Cedeño Pérez
Dirección: Martha Cecilia Cedeño Pérez

Me gusta ·  · Promocionar · 

martes, octubre 08, 2013

Un eterno verano de recuerdos en un poema de Prévert

Un eterno verano de recuerdos en un poema de Prévert.  Una carta ajada entre fotografías de años intensos bajo los flamboyanes, de paseos interminables por playas de arenas finas, de cálidas noches bajo el hechizo de la música y los besos, de viajes interminables por los sentidos. La estela de la memoria palpita en esta tarde de octubre...



miércoles, octubre 02, 2013

El Flexómetro

Una de las peores cosas de Bogotá es el tráfico urbano, un nudo gordiano que cada vez se hace más grande debido entre otras cosas a la inoperancia y falta de visión de las administraciones públicas. La ciudad ha crecido en forma descomunal durante los últimos 30 años pero la infraestructura vial continúa siendo la misma. Y ese pequeño detalle hace de esta urbe un paraíso de los atascos, de las violaciones de las normas, de la congestión callejera en todo el sentido de la palabra. Y  ello pese a la creación del Transmilenio, un sistema de autobuses con sus propias vías  que en cierta medida ha solucionado el problema de la movilidad pero que resulta insuficiente, sobre todo en las horas de mayor congestión -horas pico, las llaman aquí-. 
Y es que subirse a un autobús de estos  es una cuestión de fe o necesidad, o las dos cosas.  Es verdad que ha coadyuvado a la movilidad ciudadana pero también lo es que en esas horas álgidas (8:30 de la mañana o 6:00 de la tarde) se convierte en un verdadera pesadilla.  Subirse a una de estas máquinas en esas franjas horarias atenta contra las normas mínimas de la distancia personal, del derecho a a no sentir el roce de un cuerpo extraño, del derecho a la indiferencia absoluta...
Sucedió hace un par de semanas. Mi hermana y yo nos subimos a un autobús de esos justo a las 8:30 de la mañana. Venía lleno pero optamos por embutirnos allí -nunca mejor dicho-  porque íbamos sobre el tiempo -ambas trabajamos en la misma universidad. Y yo quedé pegada literalmente al cuerpo de un hombre bastante alto y joven y cada vez que el vehículo frenaba podía palpar hasta la forma de su hígado.  Nuestra distancia corporal era tal que debía girar la cabeza para un lado para no tocarlo con mis labios. En mi mano izquierda llevaba un bolso con libros y otras cosas. Con la derecha me agarraba fuertemente para no perder el equilibrio y quedar pegada al cuerpo del hombre. Pese a mis esfuerzos por evitar todo contacto, empecé a sentir algo duro en mi mano izquierda. ¡Y no podía quitarla porque no había espacio!  Imaginé que el hombre llevaba algún objeto en el bolsillo derecho de su pantalón. ¿Qué será? pensé. Cuando bajamos en nuestra parada respectiva le comenté a mi hermana sobre aquella extraña dureza y ella me respondió muy segura y sin atisbo de malicia: ¡Era el flexómetro!

jueves, agosto 22, 2013

Abuelo Miguel Ángel recita un poema

Mi abuelo Miguel Ángel pronto cumplirá 96 años y sigue tan lúcido como siempre. ¡Estoy viviendo de más!, dice.  No lo creo, respondo mientras lo miro a los ojos.  Aún brillan con ese fulgor de la inteligencia.   Y veo al abuelo tendido en la hamaca leyendo un libro y trabajando en la molienda de caña de azúcar para hacer panela y  galopando cuesta abajo en su caballo en la finca Sebastopol... ¡Y yo nací en Sebastopol!  Sí, el abuelo sabe de la Revolución Rusa y de muchísimas otras cosas. Y ¡cómo no! ha leído no sólo a Marx  y a Vargas Vila sino a otros filósofos y escritores de la sospecha. Ahora recuerdo que leí El lobo estepario en su finca alguna de esas veces que fuimos allí de vacaciones -yo tendría 14 o 15 años-.  ¡Con eso podemos advertir un poco de su talante! 
 El año pasado me confesó que le hubiese gustado conocer la Madre Patria y luego me preguntó ¿quedan franquistas en España?  Yo le respondí sin dudarlo ¡10 millones, abuelo!  
Cuestiones políticas aparte, ese mismo día recitó un poema que aprendió cuando era niño.  Yo lo grabé con mi modesta cámara de fotos.  Luego recurrí al "sabio" Google para intentar averiguar sobre la procedencia de los versos  y aquí está: es un fragmento del poema "La Luna" de Diego Fallón (1934-1905).  Quien desee leerlo completo puede ir a:
http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/literatura/apoeta/apoeta49.htm



jueves, julio 11, 2013

Un poema de Jacques Prévert

Fui al mercado de los pájaros
y compré pájaros
para ti,
amor mío.

Fui al mercado de las flores
y compré flores
para ti,
amor mío.
fui al mercado de los hierros 
y compré cadenas para ti,
amor mío.

Luego fui al mercado de los esclavos,
te busqué,
pero no te encontré,
amor mío.

Jacques Prévert 

martes, mayo 14, 2013

Tres voces poéticas en Luz de Gas

En julio de 2011, convocados por la ONG Ajutsi (Associació per a l'Ajut al Sud de l'Índia),  tres poetas -Emili Bou, Josep Anton Soldevila y  quien esto escribe-  ofrecimos un recital en la barcelonesa  sala Luz de Gas. Fue un evento magnífico pleno de música, poesía y solidaridad.  Una tarde de aquellas  en que todo parece conjugarse para hacer posible la armonía y la belleza. He aquí una prueba de ello.

domingo, mayo 12, 2013

NOSTALGIAS



Nostalgias

La tarde fue sinfonía
de bandoneón
mecida por un viento líquido
de palabras.
Música prístina y nueva
como nuestros seres
hoy otros y los mismos.
La tarde fue nostalgia
y fotografía altiva
y tiempo fugaz
en el témpano marchito
del invierno.
De Palabras ordenadas (Inédito)






domingo, abril 28, 2013


Mi artículo de esta semana en La Nación 

....

Mujeres al verso


El pasado 26 de abril en el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, se presentó la primera antología de mujeres poetas del Huila. Se trata de Mujeres al verso una obra en la que participan diez escritoras de distintas procedencias y miradas. Allí están las voces de Amparo Andrade,Ana Patricia Collazos, Luz Dary Torres,Luz Marina Barrios, María Elena Rivera, Martha Cecilia Andrade, Martha Cecilia Cedeño, Nancy Vargas, Yineth Anguloy Yohana Rivera.

Esta antología marca un hito en la historia literaria de la región entre otras cosas porque rompe con la hegemonía de un patriarcado literario patrocinado muchas veces desde las instancias oficiales. Y más allá, Mujeres al verso se constituye también en una declaración de intenciones: las escritoras del Huila estamos hartas de que se nos considere menores de edad, de que sobre nuestro trabajo creador se explaye un manto para opacar nuestra voz, nuestro pensamiento, nuestra manera de ver el mundo. 

Este trabajo literario ve la luz en el marco del colectivo Mujeres de Palabra forjado gracias al empeño de creadoras como Ana Patricia Collazos, Nancy Vargas, Luz Marina Barrios y Amparo Andrade, entre otras poetas, cuyo objetivo es abrir un espacio a todas aquellas voces silenciadas históricamente. Las voces de las féminas ausentes de los círculos de la creación – y de la política, de la ciencia, de la economía, de la historia- no por voluntad propia sino por el accionar de unos postulados excluyentes asentados sobre una sociedad de claro corte patriarcal. Porque, efectivamente, en Neiva y en Huila se continúa reproduciendo esos patrones rancios más relacionados con la misoginia que con la igualdad y el equilibrio.

Con la publicación de esta antología las mujeres poetas de nuestra región dan un gran paso hacia el reconocimiento de su trabajo creador, tan menospreciado no sólo por los pontificadores literarios de Neiva que no ven más allá de sus prejuicios y de sus egos alborotados, sino por la misma academia que con su cortedad de miras ha obviado sistemáticamente el hacer de las escritoras huilenses.

Así pues, enhorabuena a todas las mujeres por esta iniciativa que se inserta dentro de la búsqueda de caminos de igualdad no como una lucha incesante contra el otro, sino como un mecanismo para lograr el equilibrio en el acceso y difusión de las expresiones culturales. Y en la posibilidad de participar activamente en cada una de las esferas de la vida cotidiana sin sentirnos amenazadas y vulneradas por la guillotina perversa de la discriminación, la exclusión, la desigualdad. Las mujeres tenemos, por fin, la palabra.

martes, abril 09, 2013


Auroras

Mañana una carta a última hora
abrirá la puerta de la partida
-un solo acto de candor
recordará aquel sueño muerto
entre palabras-
y alguien anunciará otra aurora
al borde de la mar.

© MARTHA CECILIA CEDEÑO PÉREZ
De Palabras ordenadas 

lunes, marzo 18, 2013

Un poema de Amalia Sanchís

Amalia es una persona cercana y cálida a quien tuve el placer de conocer hace casi tres años gracias al grupo literario El Laberinto de Ariadna, del cual ambas hacemos parte.  Ella es una editora independiente que lleva el timón de Parnass Ediciones y de in-Verso, ediciones de poesía. Dos casas editoriales en cuyo seno varias personas dedicadas a las letras, entre las cuales me cuento, han podido ver publicados sus libros.  Pero ella es, además, poeta. Y para la muestra esta oda en la cual podemos encontrar ese tono de indignación que no oculta la profundidad y elaboración del verso:


APOCALIPSIS I
Oda a los malditos

Se han cumplido.
Se han cumplido ya
todas las profecías
de los sabios y los charlatanes
los mercaderes del templo
y los voceros
pero los hombres libres
siguen siendo libres
y los esclavos
aún más esclavos.

Sin guerra ni paz
por siempre
ha caído la maldición
del oráculo de Wall Street.
Habéis vencido
habéis usurpado nuestros sueños
y los sueños de nuestros hijos
y de los hijos de nuestros hijos.
Malditos seáis
por siempre.

¿Dónde están las niñas blancas?
Vírgenes blancas de miradas vacías
violadas y ejecutadas
partidas en dos en los altares.
¿Dónde están?
No hay altares ni dioses
ni vestales en los muros de lamentaciones
no hay sacrificios.
¿Dónde están ahora los ungidos
los místicos y los usurpadores
que ululaban y vendían el pan
de cada día a los malditos?
¿Dónde están?

Babel.
Babel proscrita.
Lenguas de trapo y acero.
Jerusalén y Las Vegas hermanadas
como sodomas sin estatuas de sal
con sus infames mercados
de bombas y metralla
como parques temáticos
donde no rinden cuentas
y bailan los malditos por siempre
sobre las tumbas de otros malditos.
Por siempre malditos.

Ya no tenemos miedo.
La nada absoluta
ya no nos da miedo.
Nuestras pesadillas
se han convertido
en nuestra realidad.
Habéis materializado el horror.
La Atlántida ha surgido de nuevo
del infierno y a él volverá.
Volvemos todos al infierno.

¿Dónde están ahora los dioses
en nombre de los cuales
os constituisteis en albaceas
de nuestro destino?
Nuestras pesadillas
han devenido
el sueño de los malditos.
¿Dónde están los dioses
a los que alzasteis monumentos
para vuestro orgullo de parias
laureados de serrín?
Vuestro pecado de hombres.
Ídolos de barro con pies de oro.

¿Dónde está Dios?

Malditos seáis.

Por siempre.

Malditos.



© AMALIA SANCHÍS
De la Antología Indign-Hadas


viernes, marzo 08, 2013

Mi artículo de esta semana en La Nación :


Voz de mujer. Por Martha Cecilia Cedeño Pérez

Marzo 8, 2013 a las 4:28 am
Cuando realizaba la investigación sobre el devenir de las mujeres de Neiva durante el siglo XX –que hace parte del libro  Historia Comprehensiva de Neiva cuya publicación aún no se ha concretado-, comprobé una vez más la terrible invisibilidad en la que todas nosotras nos encontramos.   Sobre las féminas de la región se ciñe sin miramientos un manto que ha ocultado –y oculta- su accionar en las diversas  esferas de la vida social.  Ausentes de la historia, la política, la economía, la academia, las letras… no por voluntad propia, sino debido al perverso hacer de una cultura patriarcal que ha impuesto sus condiciones para eclipsar el trabajo  y la voz de las mujeres.
Es esa cultura androcéntrica la que se encarga de promover unos valores,  un deber ser en el cual las féminas se convierten en seres pasivos,   en meros objetos de contemplación, en adornos que alcanzan su apogeo en reinados y adefesios similares.  La mujer objeto ha trascendido hasta nuestros días para alimentar la industria de la moda,  las cirugías plásticas y la cosmética con su promesa de belleza y juventud eternas.
Así pues, se olvida flagrantemente que nosotras hemos forjado la historia de la región y del país, que hemos trabajado dentro y fuera de casa para construir  progreso y que hemos resistido violencias, oscurantismos, subordinaciones, enfermedades y exclusiones de toda laya.
Se ha echado un velo sobre la voz de las mujeres.  Y ello ha ocasionado que en el ámbito literario, por ejemplo, se haya erigido una plataforma única en la cual los varones tienen la palabra. Craso error. No sólo porque en nuestro contexto han nacido escritoras de la talla de Waldina Dávila de Ponce de León, una de las principales figuras de la literatura colombiana del siglo XIX, o la poeta de altas calidades, Sylvia Lorenzo; sino porque a día de hoy un selecto grupo de féminas se dedica con entusiasmo y seriedad al arte de la escritura (poesía, historia, novela, cuento, ensayo).
Mujeres de diversas procedencias académicas y espaciales, pero afincadas en nuestra región cuyo trabajo literario no se ve reflejado en ninguna antología ni en libros patrocinados desde una oficialidad para la cual estas creadoras no existen.
Por fortuna un grupo de féminas poetas ha decidido unirse para que su voz salga de las penumbras, para que su palabra pueda volar sin ataduras de ninguna clase, para resistir los embates de una sociedad en la cual todavía se aprecia la ferocidad de una patriarcalidad renuente a marcharse.  Muy pronto tendremos noticias de ellas…
*Antropóloga y poeta

lunes, febrero 18, 2013

Llevo días sin escribir nada.  Podría decir que  debido a tantos cambios espaciales ocurridos en mi vida durante los últimos siete meses, he perdido el norte de la palabra. El maremagnum de circunstancias, de adaptaciones, de experiencias encontradas, de incertidumbres, de nostalgias, de redescubirmientos me tiene confinada en una especie de inercia que sólo me permite pensar en las cuestiones prácticas fundamentales. Estoy en una suerte de limbo creativo. No he hecho otra cosa que corregir por enésima vez  una novela que terminé de escribir hace casi tres años. 
Y me culpo por ello. 
Pero también me repito una y otra vez que me estoy llenando de motivos, de experiencias, de sensaciones, que  luego me permitirán tornar al camino de la creación con el ardor de siempre, con la pasión de siempre.
Eso espero. 
Por ahora disfruto también de la fotografía, otro de los fuegos que me alimentan y que me abstraen de una realidad exhuberante a la cual aún no me acostumbro.
Mientras regresan las palabras disfruto de atardeceres como éstos:







Fotos: Atardecer desde el cerro de Monserrate. (Marthacé, 2013)

jueves, enero 17, 2013

                   X 


Maullamos con la nariz
–respira mis latidos–
Asaltamos a gritos la piel
–moja mi lengua–
Hacemos agujeros al tiempo
–calienta mi ánima–
Cabalgamos los aleros de la noche
–bebe mi espacio de lagos insomnes–
¿No presagias el goce de los gatos?

Amores urbanos, Parnass ediciones, Barcelona, 2010