domingo, diciembre 22, 2013

VACACIONES

No iré a Granada ni a Berlín sino a casa de padres. Allí contemplaré atardeceres y me anudaré a la mirada de mamá y leeré en la Hamaca y respiraré el aroma del limonero. Y también me embriagaré de melancolía cuando escuche el canto de las cigarras. Y disfrutaré de las horas lentas mientras recuerdo a mi hermana pequeña y mis sobrinos al otro lado de la mar.... Y echaré de menos a mis amigas y amigos y a la casa donde viví 13 navidades entre la nostalgia y la alegría, allí junto al Mediterráneo. Estaré en la montaña donde la belleza es la confirmación de la armonía de las cosas elementales. No deseo nada más. Dejo esta ciudad de lluvia y de centros comerciales atestados y de luces tan artificiales como la alegría que nos venden en navidad... ¡Vuelvo a la esencia!

Publicar un comentario