martes, junio 21, 2011

Solsticio de verano

No fueron necesarias
las palabras
para tenerte en mi boca
abierto y sutil
trémulo como mis manos
recorriéndote.
.
De mi libro inédito Versos en claroscuro, Barcelona, 2008 
Publicar un comentario