domingo, mayo 13, 2012

CUATRO POEMAS DE JOSÉ ÁNGEL VALENTE

José Ángel Valente (1929 - 2000), es uno de los poetas más luminosos de la literatura española del siglo XX.  Lo descubrí, como otras tantas cosas, gracias a mi amiga Pilar Osorio. Y ha sido magnífico perderme en la lectura de sus versos, en la sorpresa de sus imágenes, en la hondura de sus palabras.
Hace poco volví a leer una magnífica selección de su obra debido a mi amigo y filósofo Luis Franco, quien muy amablemente me cedió el libro  El fulgor, Antología poética (1953-1996), editado por Galaxia Gutenberg del Círculo de Lectores (Barcelona, 1998 y 2000).
Comparto aquí cuatro poemas.


De ti no queda más
que estos fragmentos rotos.

Que alguien los recoja con amor, te deseo,
los tenga junto a sí y no los deje
totalmente morir en esta noche
de voraces sombras, donde tu ya indefenso
todavía palpitas.
                              (proyecto de epitafio)


Exordio

Y ahora danos
una muerte honorable,
vieja
madre prostituida,
Musa


La alegría

Qué ovillo de colores para el gato
o qué versátil pan en las mañanas.

Ven hasta aquí,
pisa todos los límites
todos los intersticios y las torres airedadas
de la pequeña muerte,
toca lo prohibido, ven,
lo inerte, lo severo, lo impuesto,
infatigable loro azul del aire,
y no dejes lugar a mi sueño ni recinto
que no hayas abierto,
precoz violadora del ciego laberinto.


Sólo el amor
Cuando el amor es gesto del amor y queda
vacío un signo sólo.
Cuando está el leño en el hogar,
mas no la llama viva.
Cuando es el rito más que el hombre.
Cuando acaso empezamos
a repetir palabras que no pueden
conjurar lo perdido.
Cuando tú y yo estamos frente a frente
y una extensión desierta nos separa.
Cuando la noche cae.
Cuando nos damos
desesperadamente a la esperanza
de que sólo el amor
abra tus labios a la luz del día.
 

Publicar un comentario