domingo, julio 02, 2006

Atardecer en gris y oro


No hay nada que decir. La imagen está ahí: montañas bajo un atardecer magnífico y la presencia constante de la gente que amo de aquí y de allá. ¿Se puede pedir algo más?
Publicar un comentario