miércoles, noviembre 29, 2006

Un poema de Emily Dickinson

¡Las noches tempestuosas, las noches tempestuosas!
Si estuviera contigo,
nuestro lujo serían
las noches tempestuosas.

Los vientos qué le importan
al corazón llegado a puerto,
qué le importa la carta
ni la brújula.

Ya en el Edén remando.
¡Ah, el mar!
Que pueda yo esta noche
morar en ti.


Tomado de Poemas de Emily Dickinson, Integraf editores, Medellín, 1994, pág. 37.

sábado, noviembre 25, 2006

Exilios

A Luna del Mar, para que sus ojos siempre miren más allá...

Como decía el gran César Vallejo partir es volver dos veces, es alejarse de esas patrias cotidianas, inmensas y simples que conforman nuestro trasegar. Pero partir también es quedarse infinitamente porque allá donde se vaya siempre nos sorprenderá la certeza de lo que se deja atrás - nos habitan, sin tregua, los ecos de la memoria y las texturas de lo vivido. Partir es abandonar las aguas de lo conocido para ir hacia los territorios insospechados de la incertidumbre. La certeza de la partida es el regreso, así éste no sea más que una utopía, un sueño acariciado que a veces suele confundirse con la nostalgia o, mejor, con esa larga pena del exilio que siempre nos suele colocar en un instersticio de espacio/tiempo.

Pero hay partidas de partidas. Desde aquellas voluntarias donde el peso de la decisión recae en el deseo de buscar nuevos horizontes como producto de una reflexión libre, hasta aquellas provocadas por la perversidad humana. Por las guerras que talan vidas como árboles y que siempre responden a unos intereses políticos y económicos. En este caso no sólo la nostalgia habita la vida cotidiana sino la indefensión, la vulnerabilidad, la miseria, la desesperanza.

En el mundo hay millones de personas que son obligadas a dejar sus tierras, sus cosechas, sus casas, sus sueños; el horizonte sin límites donde al menos se sabe dueño del día y la noche. Millones de mujeres, niños y hombres condenados a la errancia por decisión ajena, por la imposición, casi siempre con sangre, de unos pocos poderosos que se creen dueños de sus destinos, de su fuerza, de su vida. Unas cuantas manos que dirigen la orquesta del dolor, de la muerte, de la ignominia, en un mundo donde la injustica y la pobreza se globalizan y la justicia y la riqueza se privatizan, se concentran en un puñado de privilegiados.

Millones de seres humanos que son el rostro de un mundo carcomido por la perversidad. Desplazados, refugiados, exiliados, expulsados... migrantes eternos, parias en una sociedad del bienestar que vuelve sus ojos hacia otro lado. Rostros envejecidos por el dolor y la iniquidad. Rostros opacos que resisten porque saben que si Dios ha muerto la lucha por la dignidad, por la vida, no.

Cacarica es un canto,
un río plateado de bordes verdes
donde cantan las guacamayas
y los árboles suben al cielo,
mientras abajo
las metrallas repican
y un ojo amarillo
planea los días.

Martha Cecilia Cedeño Pérez
L'Hospitalet - Barcelona

martes, noviembre 21, 2006

Rutinas

A veces cuesta levantarse a las 6:00 para leer aquellos textos pendientes o escribir palabras ya escritas en hojas recicladas. Cuesta salir de la tibieza de las mantas que a veces quisiéramos eternas. Cuesta no dejarse vencer por la certeza de un día anónimo, un día sin pena ni gloria entre trabajos mediocres y quehaceres rutinarios. Días como truenos que van pasando impunemente, soterradamente, y que perfectamente podrían ir de la ducha matutina al sofá verde donde se quisiera descansar a gusto de una jornada sin tropiezos mayores pero agudizada por el peso aplastante de lo cotidiano.
Cuesta dejarse llevar, entregarse al placer onánico (no sé si esa palabra existe pero ahora, justo ahora, ha salido) de la contemplación, de la serenidad que produce admirar un amanecer como éste que ahora estalla en rojos y naranjas desde mi ventana y que de repente, despeja por completo ese cielo nublado, plagado de horas que vienen y van, de platos y polvo, de calles ruidosas donde el frío no es tan frío pero el pavimento siempre es gris...

viernes, noviembre 17, 2006

Otra

OTRA

El espejo dibuja mi figura de jueves
con líneas mudas en los ojos
y horas aciagas en las pestañas.

El espejo calla ante mi noche de pájaros
y este piélago inmenso de ausencias y nostalgias.
Observa y calla. Palpo a Otra en su mirada empañada
.

Martha Cecilia Cedeño Pérez
Barcelona, 2006

domingo, noviembre 12, 2006

¿Hacia dónde va Colombia?

SEMINARIO
Centro Cívico Pati i Llimona
calle Regomir 3
Metro Línea amarilla. Parada Sant Jaume
23, 24 Y 25 de noviembre


¿A DÓNDE VA COLOMBIA?

Desde hace más de cuatro años MALOKA ha venido abriendo un espacio en Barcelona para escuchar a los movimientos sociales colombianos sobre la situación que viven y sobre sus propuestas al futuro, en continuas jornadas realizadas en centros cívicos de la ciudad. En este momento, nos parece esencial profundizar en el conflicto desde los distintos factores que lo condicionan para tratar de encontrar respuestas a la pregunta ¿a dónde va Colombia?.
Queremos ahondar en la mirada de esa guerra que se libra en Colombia tanto en sus dimensiones internas como en sus relaciones con la globalización económica y con las llamadas “nuevas guerras” que son locales y globales al mismo tiempo. Deseamos indagar sobre las interacciones entre el negocio mundial del narcotráfico y el conflicto, y sobre la incidencia de la naturaleza del mismo en toda la sociedad colombiana. Mirar el papel de las compañías multinacionales, sus efectos sobre las comunidades y los territorios de sus áreas de inversiones, sus relaciones con los actores armados y con el mapa de la guerra. Examinar el proyecto paramilitar en Colombia, su evolución, sus implicaciones para el tejido social colombiano y para el futuro del país. Y analizar qué pasa con las guerrillas, cuales han sido sus transformaciones, qué condicionamientos históricos determinan su actuar y cuales son sus perspectivas.
Creemos que una mirada sobre estos fenómenos, sus relaciones entre sí y con el conflicto, nos pueden ayudar a entender mejor sus lógicas, sus dinámicas, los factores que lo retroalimentan, y con ello adquirir un conocimiento más profundo de él a la hora de abordar sus posibles salidas o soluciones hacia una paz duradera y sostenible.


Jueves 23 de Noviembre 7pm a 9pm
Presentación del seminario
Marta Liliana Castellanos- Abogada colombiana del Colectivo Maloka Colombia
La globalización y el conflicto colombiano- Ponente: José Arsitizabal: Investigador social colombiano exiliado en España. Trabaja con la Fundación Seminario de Investigación para la Paz (SIP) de Zaragoza.Investiga actualmente las relaciones entre el conflicto colombiano, la globalización y la intervención estadounidense en la región andina.

Viernes 24 de noviembre
10:00 a 14:00 h.
Moderador Fermín I. Rodrigo Lázaro de Brigadas Internacionals de Pau de Catalunya
Narcotráfico y conflicto en Colombia.
Moderador: Fermín I. Rodrigo Lázaro, Brigadas Internacionales de Pau de Catalunya
Ponente: Ricardo Vargas, sociólogo de la Universidad
Nacional de Colombia. Investigador Asociado del Instituto Transnacional TNI con sede en Amsterdam. Director de la Corporación Acción Andina Colombia. Algunas publicaciones: “Fumigación y conflicto”, Tercer Mundo Editores, TNI, Acción Andina, 1.999. Drogas, Conflictoarmado y Desarrollo Alternativo, Acción Andina Colombia, 2003.

Jornada Tarde
17:00 a 21:00

El proyecto paramilitar en Colombia
Moderador: José Ramón Erraes (Jumon) de Cooperació
Ponentes: Guido Picoli e Iván Forero
Guido Picoli: periodista y escritor italiano, autor del libro “El sistema del Pájaro. Colombia, paramilitarismo y conflicto social” (2005). Piccoli conoce Colombia desde hace varias décadas a través de su ejercicio periodístico, que se publica de manera constante en los diarios Il Manifesto y Il Mattino. En este libro recorre el fenómeno de la privatización del empleo de la fuerza y la degradación paralela del Estado colombiano.
Iván Forero: Defensor de Derechos Humanos. Colombiano. Sociólogo e Historiador- En el Exilio desde 1998. Actualmente Responsable de Movimientos Sociales de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado y Coordinador del Consenso Social sobre la Migración.


Sábado 25 de noviembre
10 am a 2pm

Las multinacionales y el conflicto colombiano
Moderador: Arcadi Oliveres- de Justicia i Pau
Ponente: Héctor Mondragón, economista asesor de Convergencia Campesina, Negra e Indígena de Colombia e investigador. En el 2000 fue elegido Oak Fellowship por el Colby College de Maine. Es autor de los libros “Cliclo, Crisis y Reactivación Económica en Colombia”, “ Oro Negro para las Tres Grandes”, y es coautor de “Desarrollo y equidad con campesinos”, Colonización y Estrategias de Desarrollo” y “Paro y Política”,

Jornada Tarde
17:00 a 210:00
¿Qué pasa con la guerrilla en Colombia?
Moderador: Xavi Cutillas de la Asociación Catalana Per la Pau
Ponente: Alfredo Molano, sociólogo de la Universidad Nacional de Colombia- Alumno de la Ecole Pratique de Hautes de París entre 1975 y 1977. Profesor de varias universidades; colaborador de revistas como Eco, Cromos, Alternativa, Semana y Economía colombiana, y autor de numerosos trabajos de investigación aparecidos en diferentes medios. Ha recorrido el país hablando con colombianos de los más remotos rincones, dando vida a libros que hablan como pocos de la realidad nacional. Ha sido director de varias series para televisión y ha obtenido el Premio de Periodismo Simón Bolívar, el Premio Nacional del Libro de Colcultura y el Premio a la Excelencia Nacional en Ciencias Humanas, de la Academia de Ciencias Geográficas, por una vida dedicada a la investigación y a la difusión de aspectos esenciales de la realidad colombiana. Entre 2001 y 2002 vivió exiliado en Barcelona y en Stanford, donde fue profesor visitante.

Necesaria inscripción previa en: mailto:maloka_accion@yahoo.es
Clausura 21:00 Bar: "Al Borne del Mar", calle baños viejos 18 bis.

viernes, noviembre 10, 2006

El espacio público ¿amenazado?


En mi reciente visita a Neiva (Huila - Colombia) fui invitada por un grupo de personas comprometidas con la ciudad a hablar sobre el espacio público. Ellas sabían que acababa de doctorarme con una tesis laureada sobre los usos, prácticas y relaciones sociales en algunos espacios públicos de Barcelona. Así que tuve la oportunidad de hablar sobre mi experiencia pero sobre todo escuchar y aprender muchas cosas de quienes además de pensar nuestra ciudad, la experimentan y la viven día a día. Este texto va para ellas y para quienes se preocupan por encontrar caminos alternativos que propendan por la vida urbana como ejercicio de ciudadanía en todos los sentidos.

No cabe duda que la expresión “espacio público” se ha convertido en una de las más utilizadas en todos los contextos y esferas. Pero ¿qué significa exactamente? Isaac Joseph, un importante sociólogo francés, lo define como el “lugar de la acción”, aquel exterior urbano (léase calle, plaza, parque, andén, bus…) caracterizado por su apertura y accesibilidad en que una sociedad fugaz se des-vertebra. Espacio abierto por antonomasia en el que se producen toda suerte de interacciones y agenciamientos. Lugar de tránsito, observación, encuentro, disimulo, representación. Lugar potencial donde cualquier cosa puede suceder, y ello no excluye el conflicto, la fatalidad, la emergencia.

En esta noción general están las claves para entender la naturaleza de un espacio que pretende ser de todos y de todas, pero que en los últimos años parece haberse convertido en propiedad de quienes gestionan y detentan el destino de la ciudad, la polis. Y no hablo de un caso en particular sino de lo que se aprecia en los distintos mundos urbanos en los que me muevo: el cosmopolita y “desarrollado” donde el espacio público, desde la óptica del urbanismo oficial, es visto como una comarca sobre la cual intervenir para llenar los vacíos y garantizar usos adecuados y limpios; y el de la provincia latinoamericana, en donde en otras condiciones de progreso se están trazando caminos para la creación de espacios que garanticen los tránsitos, también bajo el manto de una fluidez aséptica.

En ambos casos, subyace entonces la intención de construir lugares impolutos, territorios claramente accesibles pero pasivos, puesto que en su control y regulación no toman parte activa los sujetos a través de sus usos y prácticas. En ese escenario rigurosamente vigilado, el usuario, el practicante, son vistos casi como indeseables, inconvenientes inevitables de los que sólo se espera que se avengan a colaborar, que actúen como figurantes en una representación teatral de la que no son autores ni protagonistas y que bajo ningún concepto desentonen con el paisaje armónico y sumiso previsto desde el plan y promocionado por la publicidad institucional.

Lo anterior alude al proceso de privatización, exclusión, segregación espacial, comercialización, monitorización de la vida cotidiana, arquitecturización a manos del “diseño urbano”, regulación… amenazas que se ciernen sobre los espacios abiertos urbanos como lugares donde bien se podría esperar un estado mínimo de derechos democráticos. El libre acceso y tránsito de cuerpos e ideas; el anonimato, la indiferenciación, pueden estar en peligro en un espacio donde se recortan los derechos y se socavan las libertades individuales, tanto las que se reclaman en solitario como las que se requieren a otros para ejercerse. ¿Podemos hablar, entonces, de espacio público cuando se vigila, se controla, se hostiga bajo el pretexto de la seguridad y la fluidez? Y, por lo tanto, ¿existe un espacio público democrático donde todos y todas tienen garantizado el derecho de acceso, uso y circulación?

P.D. este artículo fue escrito para un periódico regional pero inexplicablemente no fue publicado... Quizá porque pese a ser un artículo de opinión que no comprometía en nada la dirección fundamental del periódico resultaba incómodo para ciertos sectores. Es bien sabido que en América Latina y sobre todo en Colombia, hay unas maneras de hacer política y unas maneras de concebir lo público. Lo primero equivale fundamentalmente a llenarse los bolsillos; y lo segundo, a hacerlo a costa del erario "público", el fortín que nunca se acaba. Y en el centro de todo: los medios de comunicación que casi siempre están supeditados a esas formas de hacer política. Así que mi modesto articulito resultaba incómodo en una ciudad donde el espacio público se concibe como la creación de obras innecesarias que benefician principalmente a los comerciantes pero donde se inviertan recursos millonarios, mientras que en la periferia la mayoría de la población carece de los servicios básicos... Entonces ¿de qué espacio público estamos hablando?
Barcelona, 10 de noviembre de 2006