jueves, octubre 01, 2009

Fuera puteros de nuestras calles

Con este título Carme Freixa y Susana Koska publicaron un artículo en su magnífico blog, sobre la manera como los medios de comunicación, políticos y demás agentes de poder, tratan el tema de la prostitución a propósito de esta lacra que afea sobremanera las asépticas calles de nuestras ciudades, en especial Las Ramblas de Barcelona. Para todos ellos es inconcebible la visibilidad de estas mujeres, la mayoría extranjeras de los países más pobres, no porque refleje la existencia de una bolsa de excluídas y marginadas socialmente en la "millor botiga del món", ni porque sean seres explotados de manera perversa, sino porque empañan la imagen perfecta de una Barcelona de postal en donde todo el mundo es feliz, fashion y cool. Una ciudad summun del urbanismo más vanguardista y de un envidiable estado de bienestar... Aquí va el artículo:
...
La indignación de las humanas va creciendo a medida que pasan los días con el reportaje de el diario El País, sobre la prostitución. Así que yo y las Taktaktrans queremos manifestar que: quizás ya va siendo hora que sus reportajes se correspondan con las cualidades de periodismo de vanguardia que se le atribuyen a su grupo editorial. Así que qué les parecería la otra visión periodística de este reportaje : a/ Todavía hay muchos puteros en las calles de nuestras ciudades. b/ Todavía hay hombres que pagan por tener relaciones sexuales c/ Por cada putero que paga sexo, las mafias trafican tres mujeres d/las calles de nuestras ciudades inundadas por las mafias que prostituyen mujeres para obtener la posibilidad de abrir más "clubs de alterne" d/Los puteros fuente de enfermedades de transmisión sexual. Las mujeres traficadas víctimas de las mafias y de quienes les transmiten enfermedades. Y así, podríamos seguir con una serie de reportajes que contribuirían a colocarnos en ese punto de partida de los años ochenta donde todo el mundo pareció tener claro que la prostitución era tráfico de mujeres, que las mujeres prostituidas eran el producto de la miseria y la pobreza y que ser un putero, pagar por tener relaciones, era una conducta muy primitiva y reaccionaria. Y solo denotaba una incapacidad para establecer relaciones de igual a igual, una incapacidad para seducir a alguien, para interesarle. ¿estamos? Links de interés:
Publicar un comentario