jueves, julio 02, 2015

CRÓNICA DE UN RECITAL POÉTICO

El recital Dones i versos (Mujeres y versos) comenzó hace algunos meses, justo en aquel momento en que escribí a   Jordi Canal director de la biblioteca de la Bòbila de L'Hospitalet de Llobregat, para explorar la posibilidad de realizar un acto conjunto allí, como ya lo habíamos hecho otras veces.  La idea le pareció estupenda. Bueno, debo decir que con este señor mantenemos una relación alimentada con complicidades, sonrisas y afectos durante muchos años.  Jordi es una persona magnífica y un gran conocedor de la novela negra; no en vano es el artífice del premio L'H Confidencial, uno de los más importantes de este género en hispanoamérica.  Allí comenzó todo. 

Y a miles de kilòmetros empecé a dar cuerpo a la idea. ¿A quiénes invitaría? me pregunté ¡A algunas de mis amigas!  Y así empecé a contactar a las tres bellas poetas que me acompañarían en el recital: Pilar Osorio, Amàlia Sanchís y Pura Salceda.  Y todo ello gracias a la mediación de Internet y sus formas.  ¡Es fantástico cómo puedes traspasar las fronteras del tiempo y el espacio a través de este mecanismo!  Lo demás quedó en manos de Jordi. 
Luego vinieron mis gestiones en Bogotá con las universidades en que trabajo para el permiso académico, cuestión dispendiosa y un tanto agotadora que por suerte finalizó de manera positiva -aunque debo mencionar que estaba dispuesta a viajar así fuese con una excedencia (licencia no remunerada) por tres semanas-; el trabajo a destajo para dejar todo listo (notas de mis estudiantes, informes, asesorías a grupos de investigación, etc.) y, sí, hacer las maletas.   Pero soy tozuda y siempre logro lo que me propongo. Así que después de un trayecto agotador, llegué por fin a mi amada Barcelona -más ardiente que nunca- para reencontrarme con gente a quien quiero mucho.


Y llegó el esperado martes 30 de junio. El calor asfixiante. Los poemas a leer.  El metro. El arribo a la biblioteca -Jordi está  en vacaciones, me dijeron-. La espera.   El encuentro con las otras poetas. La incertidumbre, ¡No hay nadie, leeremos para las cuatro! Saldremos a por bebida fría. La búsqueda infructuosa. Agua en lugar de cava...  Y abrir la puerta del auditorio antes vacío para encontrar  un recinto totalmente lleno. Mujeres y hombres esperando nuestras palabras con ojos generosos.  Y todo se iluminó para nosotras.
La tarde se llenó de magia y palabras plenas de emoción. ¡Ni que lo hubiéramos preparado!  Las cuatro nos encontramos en los versos cadenciosos, profundos y bellos.  Y el público nos acompañó de manera atenta y generosa. Creo que hubo una conexión nítida entre nosotras para hacer del instante la constancia inequívoca de esa armonía universal que nos conecta con las estrellas y las arenas del desierto.
Y después del recital vinieron los comentarios, la calle calurosa, el bar el Sueño, las cañitas, las tapas, las risas, los recuerdos, los abrazos y la promesa de encontrarnos de nuevo el año que viene en un evento que durante un día entero congregue poetas de aquí y de allá. Lo hablaré con Jordi, seguro le gusta la idea y haremos algo así como un Encuentro  Internacional de Poesía.



Agradezco a Esther Morán,  Natali Boo, Felipe Sérvulo, Sixta Tulia Arango y  Domingo Sánchez Castello por hacer las magníficas fotos que acompañan esta entrada.

Publicar un comentario