domingo, julio 18, 2010

A la mama

Madre de frente pálida
¿Cómo no mirarse en los ojos
donde se anuncia el alba?
Serenos como la mar
grandes cual la distancia.
Ojos de miel
de lluvia
de albahaca.


Hoy miran la tierra buena
las Nubes
y un sendero de nostalgias.
Recuerdan a sus cinco frutos
ayer, risa de niños
hoy, batir de alas;
sólo sus fotos quedan
en las ventanas
de la casa.


Ojos de madre triste
de miel
de lluvia
de albahaca.


(Barcelona, 2000)
Publicar un comentario