domingo, enero 30, 2011

Gracias

Y entonces fue viernes y me vi rodeada de gente estupenda que en silencio escuchaba mis palabras.  Gente de aquí y de allá. Gente de palabras y miradas y voces quedas. Gente que escribe, ama, ríe, opina, abraza. Gente que acompaña y acaricia con la generosidad  de quien ama la vida, la poesía, la esperanza. ¿Qué más se puede pedir? 
De nuevo en el Aula dels Escriptors de la ACEC, edificio Ateneo Barcelonés, volví a sentirme arropada por personas magníficas cuyos nombres no menciono para no dejar alguno en el olvido.  Trabajadoras de la palabra:  poetas, narradores y narradoras, periodistas e insomnes de madrugada; conocedoras de versos y afectos, de giros, de indicios más allá de piel de las palabras.  Y todas ellas amigas en ese momento de comunión y cercanía en que nos sentimos más próximas en nuestra condición humana.   
Y entonces fue viernes  y la armonía fue voz, manos, sonrisas, palabras.
¡Muchas gracias a todas y todos por acompañarme con esa complicidad generosa y solidaria!

Foto de familia: de izquierda a derecha (sentados) Beatriz Fernández, Antonio Machín, Nieves Escribano y Ambrosio Gallego. De pie:  Guillermo Gaviria, Yolanda Gutiérrez Martos, Anna Benitez del Canto, María Elena Martínez, Alfonso Levi, Josep Anton Soldevila, Mi hija Luna, Sixta Cerquera, Felipe Sérvulo,  Inma Arrabal, María Jesús, Juan Pablo, Isabel Gómez, José Florencio Martínez, María Cecilia Leyva, Rosa Abuchaibe y José Costero.
Momento en el que Alfonso Levi leía con su cálida y armoniosa voz un hermoso texto sobre Amores urbanos escrito por Felipe Sérvulo. (Martha, Felipe y Alfonso)
En el bar del Ateneo: Josep Anton Soldevia, José Florencio Martínez, Ambrosio Gallego, Felipe Sérvulo, Isabel Gómea, Antonio Machín y Sixta Cerquera conversando con la poeta María Elena Martínez

Algunas de las personas asistentes: Marta Binetti, Ma. Elena Martínez, Isabel Gómez, Ernesto Carrión, Juan Guillermo Gaviria, Luna, Joan Kunz, Ambrosio Gallego, Josep Anton Soldevila, José Florencio Martínez, Antonio Machín, Yolanda Gutiérrez y Anna Benitez.
Publicar un comentario