miércoles, junio 28, 2006

Madrugada en el trópico

Son las 4:30 de la madrugada de este miércoles de Junio. El calor no se apacigua ni siquiera con el aire fresco que llega de la montaña azul que corona este valle triste y que Luna mira con ojos de admiración "Vaya montaña, es muy grande, mama". Y de verdad lo es. Una rama de cordillera oriental que nace en el Macizo Colombiano y hace parte del sistema andino. Y está aquí, al lado nuestro, convertida en un cerro tutelar gigante que vigila la ciudad de fiesta.
Neiva alborotada y con sus mejores ropas. Con sus calles abarrotadas de seres que exorcisan la muerte, la miseria, la desesperanza. Con sus calles siempre en un continuo sopor caliente que me hacen pensar en Comala. Calles subvertidas, re-creadas, vulneradas y siempre a punto de explotar. Calles por donde deambulan las contradicciones más vergonzozas, los desplazados de la noche eterna que vive Colombia.
Son las 4:30 de la madrugada y estoy despierta porque unos vecinos de mis padres están matando un cerdo en la calle y han tenido la estupenda idea de encender el equipo de música a tope. Aquí no se puede llamar a la guardia urbana, así que los otros habitantes del barrio deben soportar los vallenatos, las rancheras y los pasodobles estoicamente. Yo me enfado mucho porque mi reloj biológico aún no está completamente adaptado a los nuevos horarios y duermo muy poco, pero decido levantarme para mirar por la ventana todo el espectáculo que se ha armado en la acera del frente. Observo el rito de la matanza, la diligencia de los verdugos, el espasmo de las mujeres, el des-montaje del escenario, el vaho de la fiesta que se ha montado en la esquina de casa.
Y yo acabo de escribir esta entrada, con una conexión prehistórica y un fondo musical que le gustaría a alguien que conozco "nadie es eterno en el mundo/ni teniendo un corazón..."
Publicar un comentario