miércoles, agosto 19, 2009

Impotencias

Algo irrenunciable
padece el hastío de lo cotidiano
el abrazo solitario
la lluvia gris
el papel sobre la mesa
y las palabras –sombras al acecho-
apagadas en el intersticio
de la vigilia.
Algo irrenunciable agita
el leve trazo de los versos
temerosos de romper la noche
y tu voz cruzada de silencios.
Publicar un comentario