domingo, enero 08, 2006

MEMORIA

Memoria


Son suficientes seis lunas
para templar los sentidos
y para borrarlos también;
basta recordar la primigenia
hoguera
la piedra
el lago de bosques encendidos.

Los jinetes se cansan
mientras se escurre el alma
y cantamos con Neruda
la eternidad del olvido,
la cortedad del amor.

Son suficientes seis lunas
para hacer de la memoria
una estatua de sal.


Martha Cecilia Cedeño Pérez
Barcelona, enero de 2006
Publicar un comentario