miércoles, octubre 11, 2006

NI cumbre, ni vivienda, ni ná...

La Vanguardia dice que se ha suspendido la cumbre europea sobre vivienda que se iba a realizar aquí, en Barcelona. Tienen miedo de los gritos, de la sentadas, de los pitos, de las manos alzadas, de los miles de hombres y mujeres que se puedan manifestar para exigir otras maneras de enfocar el tema de la habitación que en este país es verdaderamente contradictorio. Aquí una de las hijas del rey se compra una mansión en 8 millones de euros mientras que la gran mayoría de jóvenes entre 30 y 40 años vive con sus padres porque no tienen con qué comprase un modesto piso.
Y es que las cifras son alarmantes. En Barcelona capital un metro cuadrado está por encima de los 3.000 euros lo mismo que en L'Hospitalet. Aquí un piso de 50 metros cuadrados puede llegar a costar más de 200.000 euros. Así que los valientes que se meten en una hipoteca a 30 años deben pagar mensualidades por encima de 800 euros.
Y ese es el modelo de bienestar del que hablan todos: una inmensa mayoría de jóvenes bien preparados pero sin acceso a una vivienda digna y con trabajos precarios que apenas alcanzan para subsistir. Es la generación del mileurismo.
Imagino que los representantes europeos no saben que esa realidad existe y los políticos de Catalunya y España tampoco. Pero la cumbre se ha aplazado: "el que la debe la teme", decía mi abuela, y tenía toda la razón.
Publicar un comentario