lunes, octubre 25, 2010

XVI


Un halo de tu boca
aviva los sentidos
y vuelves
anca de potro
elevada hacia los montes,
péndulo de hierbas
ahorcajadas en las piernas,
cardumen de ardientes hojas.
Y eres voz
y dientes
y manos.
Se agita el monstruo
que duerme entre mis pechos.
.
Martha Cecilia Cedeño Pérez, Amores urbanos, Parnass Ediciones, Barcelona, 2010
Publicar un comentario