miércoles, noviembre 17, 2010

Tú podrás, Fáiber

No hace más de dos meses  que estuve en la popular  emisora en la que trabaja. Él tuvo la deferencia de invitarme a su programa para hacerme una entrevista porque justo el día siguiente, el 23 de septiembre,  yo presentaba mi libro de poemas Amores urbanos. Nos recibió con una gran sonrisa. ¡Se veía tan joven, tan vital, tan cálido, tan alegre!  Y la entrevista fue estupenda: relajada, distendida, llena de apuntes de aquí  y de allá. Y ¡qué bien se expresaba, que bien manejaba el mundo de la radio! Entonces nos contó que había estado una temporada en Madrid y que le había fascinado España. ¡Hasta hizo bromas con los tacos que se escuchan por estos lares!
Y anoche supe que Fáiver está mal. Que tiene una enfermedad que los médicos aún no han podido diagnosticar.  Y yo aún no me lo creo ni lo entiendo ¡pero si no tiene ni 40 años!
Y pese a la oscuridad de esa noticia espero que se ponga bien, que ocurra uno de esos milagros portentosos para que él vuelva a su ciudad, a su  familia; para que su voz cálida vuelva a entrar sin permiso en todas las casas, las habitaciones, las ventanas; para que su voz no se apague y acompañe a la gente sencilla y buena que cada día lo escucha a través de la radio.
Publicar un comentario