lunes, marzo 21, 2011

En el día de la poesía

Poética elemental

Ni hacer florecer la rosa
Ni arrancar la cabeza al Minotauro
-Ariadna siempre pierde el hilo-
Ni esperar la brizna que brota en
la mañana.
Depurar con paciencia las filigranas
del verbo
luego los dedos rojos
y la casa abandonada
-a veces es posible llenarla
de pájaros o de piedras rotas-
Es un grito supremo la palabra.
En Amores urbanos, Parnass ediciones, Barcelona, 2010
Publicar un comentario