miércoles, marzo 09, 2011

Poemas de Inma Arrabal e invitación a su tertulia

Sola me desplomaré por todos los caminos
cuando la realidad juegue conmigo a la ruleta rusa.
Entonces dejaré de escribir,
antes de que el vestido del lenguaje
se me quede pequeño.
En La poesía es una enfermedad cardiovascular, Huerga&Fierro editores, Madrid, 2009
.
El destino


Del dolor, de nuevo vivo,
hiere la noche
iluminada por una bombilla verde
de la habitación.
Veo escaleras de hielo
por calles repletas de naranjos
y el azahar salpica polvo amargo en la Alameda.
Pasándome la mano por la espalda,
el recuerdo se escapa.
Después, al abrir los ojos la mañana,
termina el sueño.
El destino se muere sin mi
y esa agonía me aterra.
En Los que no volvimos, Huerga& Fierro editores, Madrid, 2006
.
Los eslabones

Sura en el silencio te descubre,
tensa cuerda de guitarra sin sonido,
brida gastada de una negra montura.
Pozo profundo sin hoy, ni ayer, ni tiempo.
Y amaneces...
Surges invisible del agua y de las sombras,
abarcas las tinieblas con recuerdos  y disipas la luz.
Con eslabones de céfiro,
me tiene atrapada tu memoria.
Y un último beso cae en el silencio,
como el certero golpe de la guillotina.
Intentaré separar las palabras de los gestos,
pero tu índice a mi pesar,
sólo señalará mi desconsuelo...
                                             (Amaya, en tu memoria)
En Sura, Madrid, Jacarandá, 2001

Inma Arrabal Cano, nació en Jerez de la Frontera aunque ha vivido casi siempre en Barcelona. Estudió Biología, Nutrición, Dietética y Plantas medicinales, en dicha capital. Así como cuatro cursos de técnica literaria y uno de poesía en la escuela Aula de Lletras de la misma ciudad. Pertenece a la ACEC (Asociación de escritores de Cataluña) y fue miembro de la AETLBC (Asociación de escritores Tirant lo Blanc) también de Cataluña. Tiene publicados varios libros de poesía.
Lugar:  Aula dels Escriptors, Ateneu Barcelonès, 5º planta - Canuda, 8 - Barcelona
Día:  viernes 11 de marzo de 2011
Horario:  18.00
Organiza:  El Laberinto de Ariadna
Imparte:  Martha Cecilia Cedeño y Pepa Ortiz
Publicar un comentario