martes, mayo 24, 2011

Lectura

Bastó una voz de canciones
lejanas 
en una plaza  abarrotada
para asistir absorta
a la orgía perpetua
del deseo.
Publicar un comentario