martes, diciembre 20, 2005

MONTERREY

Ana Zuleika hace una pausa y nos envía, a Gabriela de la Peña Astorga y a mí, este poema que ambas publicamos seguras de que su autora se sentirá, como mínimo, complacida. Desde su casa al pie de los acantilados, mientras mira el horizonte azul, Ana espera con paciencia que sus palabras no sean borradas por la lengua de los tiempos rotos.
.
Monterrey
Ana Zuleika
15 dic. 2005
.
Quiero ver el paso del tiempo
quiero palpar, escuchar
oler, gustar
los días idos
las tardes muertas
el reloj avanzando sin mi presencia.
Es extraño este aire
de ayer y de mañana
un hoy extraviado
que no atino a descifrar.
No, No vuelvo,
No a ese dolor.
Tengo
en otro lado
otros latidos
y otros verbos
otros retos
y otras ventanas
para mirar el horizonte.
Lo mismo y diferente,
Lo mismo y sin espacio.
Mi espacio...ese viaja conmigo
despierta y bosteza
desde mi cama,
una cama pequeña con su almohada.
Qué gracioso,
todo ha cambiado.
La vida es sin duda un juego de azar.
El punto de partida
se pierde en el pasado
en el punto de mi tiempo otro
en que hubo coincidencias
que no pude ver
en plenitud en su momento.
Quedarse, irse
partir, volver:
es todo la misma cosa.
No me importa más
tener claro para mis entrañas
en cuál de estos estados estoy.
ESTOY
eso es ya suficiente.
Estoy:
Yéndome
regresando
de partida
de vuelta.
In between
In the meanwhile
en transición
en trance
en camino
sobre la carretera.
¿Hay un momento en el que se sienta
que se ha pisado tierra,
se ha tocado puerto,
se ha arribado, finalmente,
a algún lado?
Romper el cordón de oro
migrar definitivamente
hacer la vida en otro lado...
Nacer, ¿porqué no? de nuevo
a un nuevo mundo
y en un nuevo paisaje.
Vida otra
en lugar otro
que nada tenga que ver
con lo que he conocido
u olido
tocado
soñado
abandonado
con el corazón en mil pedazos.
Basta de sueños rotos,
de amaneceres que no culminan,
de realidades postergadas
y esperanzas resucitadas.
Good bye, my dearest everything.
I used to love you,
but pain is not the way.
Publicar un comentario