sábado, diciembre 17, 2005

MUJER III: UN POEMA DE CLAUDIA FERNANDA RIVERA HERNÁNDEZ

La primera vez que ví a Claudia Fernanda Rivera Hernández fue en la casa del teatro (Casatheus) de Neiva, mi ciudad. Corrían los primeros años de la década de los 90. Ella empezaba su carrera universitaria y yo ya la había terminado. Era -es- ciertamente una muchacha hermosa, pero sobre todo inteligente y capaz. En ese entonces no éramos amigas, sólo nos veíamos con ojos de recelo. Fue en 1995 cuando nos conocimos en el marco de un Encuentro Nacional de Escritores que organizaba Luís Ernesto Lasso, y de ese primer sentimiento de desconfianza surgió una amistad que perdura en el tiempo y en el espacio.


Con Clau compartimos muchas cosas: la pasión por el arte y la literatura, los programas radiales en los que hablabamos de poesía, de cuentos y novelas pero también de política, de historia, y, sobre todo, de reinvindicaciones sociales; la Revista Región y Cultura, la organización del Día de la Mujer y del Encuentro Nacional de Escritores en 1999. También hemos vivido momentos fundamentales como nuestro viaje a Santiago de Cuba en Julio de 1995 para participar en un Festival Internacional de Cultura, el viaje a Tierradentro y posteriormente, unos días espléndidos en Granada donde ella y Luis Ernesto fueron unos estupendos guías y anfitriones. De su mano recorrimos la maravillosa Alahambra y sentimos el aroma del Generalife.
.
Con Clau hemos compartido también las lágrimas, las esperanzas, los sueños, la impotencia, la rabia, la alegría, la música, el vino, las palabras, como éstas que ella me ha enviado desde Bogotá y que dedico muy especialmente a Gabriela de la Peña y a todas las mujeres que día a día luchan por abrirse un espacio en un mundo que todavía es dominio masculino, por escapar de los moldes que parecen habernos perfilado desde siempre, por levantar su voz y encontrar el camino en medio de un poder omnipotente que asfixia y traza rutas; mujeres que luchan por conciliar el amor con el deseo, el cuerpo con la casa, el "deber ser" con el querer; mujeres que reinvindican su derecho a elegir, a actuar con libertad, a vivir por encima de preceptos judeocristianos y de la culpa milenaria. Mujeres que viven, que gozan, que trabajan, que estudian, que escriben, que aman, que sienten...
.
MUJER III
Claudia Fernanda Rivera Hernández
.
No bastó Sor Juana
con su Carta a Sorfilotea
escrita a hurtadillas.
Ni la Gaitana
Vengando la muerte de su hijo
en los ojos del español ensartado.
Ni Helena en Itaca
desbaratando mortajas
en cada noche de espera.
Ni sherezada en oriente
con sus mil y unos cuentos.
Ni el miedo de Virginia al matrimonio
ahogándose en el fondo de sus angustias.
Ni el grito libertario
de obreras neoyorquinas,
mujeres de falda y sueños largos
con la píldora entre el bolsillo.


Aún hoy se desdibuja el rostro
tras la presencia hombría.
Aún hoy se mancilla el cuerpo,
objeto mercantilista.
Aún hoy se inmolan hijos
en la terquedad de violencias centenarias.
Aún hoy escribimos a hurtadillas
mientras nos pesa la debilidad
de la naturaleza impuesta.

¿Qué dirían todas ellas:
radicales, trasgresoras, rupturales,
idas a destiempo,
si hoy existieran?.
.
Claudia es licenciada en lingüística y literatura, doctoranda en literatura comparada de la Universidad de Granada, Magister en Educación por el Arte y Animación sociocultural del Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño (IPLAC). Ensayista, poeta, trabajadora cultural y profesora de literatura. Es madre de Luisa Fernanda y es, ante todo, una mujer nueva.
Publicar un comentario