martes, diciembre 20, 2005

SEDUCCIÓN

Clau: te dije que publicaría tus versos pese a que dijiste que te daba vergüenza que alguien los leyera. Creo que no tienes razón. Son preciosos. Y en especial este poema. Amiga, la muerte también es la vida. Y ella es lo único cierto en medio de tanta realidad de hojalata, de tantas palabras desgastadas, de tanto consumo hiperbólico, de tanta banalidad. O si no que lo diga Ana Zuleika o Gabriela de la Peña o tantas otras mujeres y hombres que escriben para exorcisar a la famélica que vigila detrás de la puerta.


SEDUCCIÓN
Claudia Fernanda Rivera


Acaricio la muerte.
Se sienta al lado
y me seduce...
Le doy un sí incierto
y desaparece.
Me asalta en los autobuses,
se balancea en las ramas de los árboles,
en los balcones de la vida,
fisgonea tras las ventanas,
acecha mi soledad.
Duerme a mi lado y espera...
A veces se irrita y amenaza con no volver,
la tomo en mi regazo,
suspira en el entresueño,
porque, sabe,
ya tiene la partida ganada
.

Publicar un comentario