sábado, octubre 01, 2005

Amanecer en Barcelona

(Foto: Martha Cecilia Cedeño Pérez)

Quiero empezar este blog con esta fotografía hecha desde el balcón de mi casa, el miércoles 28 de septiembre de 2005 a las 7:36 horas, porque de alguna manera se constituye en una metáfora: empiezo un recorrido alentada por mi amiga Gabriela de la Peña por esta especie de tribuna pública libre y, al tiempo, retomo con disciplina las riendas de la lectura y escritura que mis deberes domésticos me habían hecho dejar de lado. Vuelvo a los libros (de hecho volví hace más de 4 meses), a las cavilaciones, a las divagaciones y me siento más viva que nunca en una existencia casi liminal, bordeada de esquemas que se rompen y de nuevas texturas y agujeros en la cotidianidad... Y así lo percibí cuando, como por una suerte de aparición mágica, me inundó el rojo y oro que se coló por la ventana y me hizo dejar el ordenador para buscar la cámara digital e intentar hacer una fotografía que plasmara, al menos un poco, la maravilla que tenía ante mis ojos y que resplandecía pese a las siluetas de los edificios y a la telaraña de las antenas. Un amanecer espléndido que fue el anuncio de una mañana memorable, infinita y efímera a la vez. Un amanecer que me hizo pensar que en alguna parte de la ciudad otra u otras personas contemplaban maravilladas lo mismo que yo y justo en ese instante fuí feliz.
Martha Cecilia Cedeño Pérez
Publicar un comentario